sábado, 31 de enero de 2015

GODZILLAMARATÓN V - GHIDORAH, EL MONSTRUO DE TRES CABEZAS (1964)

Todo héroe necesita un adversario a su medida, que constituya para nuestro protagonista un desafío. Para Optimus Prime, Megatron; para Batman, el Joker; para las tortugas ninja, Shredder... etc. Y como no podía ser de otra forma, Godzilla también lo tiene: King Ghidorah. Y hoy en esta entrada del Godzillamaratón, vamos a hablar de la primera película en la que estos dos se enfrentaron. 






Así que sin más dilación, vamos a comentar el argumento de la cinta. El filme comienza con extraños sucesos que acaecen en la Tierra, a destacar un invierno más caliente de lo habitual, la diseminación de epidemias por todo el país nipón... Yo lo achacaría al cambio climático, pero, hey, quién soy yo sino un mero espectador. Aunque un fenómeno destaca sobre los demás: las continuas lluvias de meteoros, que en opinión de los científicos, son un presagio de algún suceso terrible, por ello están buscando vida extraterrestre... Espero que no atraigan en su empeño la atención de individuos cuya compañía no sería muy agradable, a no ser que quieras un entierro. 






En fin, siguiendo con la trama, parece ser que uno de nuestros principales protagonistas (humano, se entiende), un policía, ha de escoltar a una princesa extranjera, a la que quieren eliminar unos malvados magnates de su país para así conseguir el poder. Por desgracia, estos se han adelantado a nuestro héroe: en el avión de la princesa, han colocado una bomba, la cual destroza al avión y a sus pasajeros, menos a la princesa. ¿Qué cómo se salvó? Gracias a una misteriosa voz que le avisó del peligro, y le hizo abandonar el vehículo. Saltando al vacío. Sin paracaídas. 






No pongas esa cara, tampoco es para tanto. Ni que fuera eso algo anormal, fuera de lo común. Coñe.
Siguiendo con la trama, uno de los meteoros cae a una montaña y los científicos deciden investigarlo. Lo que más les llama la atención es su gran fuerza magnética, y que cada día aumenta su tamaño varios centímetros. Eso sería suficiente para que servidor saliera huyendo cagaaando leches, porque ya he visto suficientes películas de monstruos como para saber que eso, es algo malo. Pero los científicos deciden quedarse a investigar. Bueno, la selección natural hará el resto.

Luego, en su casa, el policía disfruta con su madre y su hermana, periodista, de una cena, mientras ven un programa sobre Mothra, y...





Oh, no, ellas no...

Bueno, he de decir que las gemelas al final no son tan molestas como en la anterior película (menos mal) en la que me dejaron un mal recuerdo. Concretamente, un tímpano destrozado. Dios, aún duele.
Mientras, nuestro policía lee el periódico, y observa en primera plana, una foto de una mujer que afirma ser de Júpiter y que vaticina el desastre. Extrañamente se parece a la princesa dada por muerta. Y de hecho, es la princesa. No es el único en enterarse, y los conspiradores deciden enviar a Japón un cuarteto de asesinos para matarla. Mientras, una de las profecías de la mujer se cumple: Rodan, el monstruo alado (quien ya hizo anteriormente su propia película) surge para desatar el caos. Y no sólo eso, sino que además, la mujer predice que un barco en el cual irán las gemelas (las cuales en el último momento no viajan en la nave y se salvan) será destruido. ¿Que por quién? Señores, la duda ofende: mar, película de kaijus... Ejem.






Bueno, pues Godzilla y Rodan se encuentran y pelean. Y aunque Godzilla use su rayo atómico con inútil resultado, y Rodan produzca enorme viento con sus alas, e incluso se lleve volando a nuestro kaiju protagonista sin sudar en el esfuerzo (¿hizo eso el Muto macho? ¡Y un huevo frito con jamón de pata negra! Joder, que se me cae la baba coño) la pelea me resultó mala. Rodan daba picotazos como si fuera un avestruz en celo con las hormonas por las nubes, y el sonido de los mismos me recordaba al de los puñetazos de Padre de Familia. Al menos me eché unas buenas risas.

Por desgracia, un problema mayor se avecina, vaticinado por la princesa: King Ghidorah despierta y decide destruir el mundo, al igual que hizo con Júpiter hace muchos años. ¿Qué hacer? El único monstruo que puede ayudar a los protagonistas es Mothra, pero no podría sola. Así que las gemelas la llaman para que esta convenza a Godzilla y a Rodan de luchar a su lado. Al principio ponen pegas, pero luego acceden y deciden darle una buena manada de leches a King Ghidorah. Fue una pelea decente, si no fuera porque Godzilla no usó su rayo atómico contra Ghidorah, de hecho, le lanzó pedruscos. No miento. Mientras, los villanos intentan eliminar a nuestra princesa, pero fracasan, y al final van muriendo. La princesa, al recibir un golpe en la cabeza, vuelve a la normalidad, perdiendo todos sus poderes de predicción. Mierda, y yo que quería saber el número ganador de la lotería...

Al final, gracias a la habilidad de nuestros kaiju, en especial la de Mothra para subirse a Rodan y lanzar desde ahí su disparo demora, consiguen hacer que King Ghidorah huya. Pero volverá. 







En cuanto a los protagonistas, consiguen salvar a la princesa la cual vuelve a su país, y las gemelas hacen lo mismo con Mothra. No sin antes haber posado con Godzilla y Rodan para los poster promocionales:








Y así la película llega a su fin. Tras esta larga exposición, toca decir qué me ha parecido. La película es larga, y se te hace pesada hasta que sale la batalla final, la cual no es gran cosa pese a presentar al que va a ser el villano principal de la saga de Godzilla. Los efectos, no obstante, están bastante bien hechos, sobre todo en escenas como el surgimiento de King Ghidorah, el cual tiene un diseño único entre los kaiju: un dragón enorme, de alas aún más grandes, y con tres cabezas, sin brazo alguno. Pero el rugido no le hace justicia. Maldición.

En fin, espero que las demás películas en las cuales salga King Ghidorah estén mucho mejor. Supongo que sí.

Hasta otra, gente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...