sábado, 21 de febrero de 2015

GODZILLAMARATÓN VI - GODZILLA VS MONSTER ZERO (1965)

Seguro que muchos de vosotros recordaréis que la última película de Godzilla no me pareció tan buena como me esperaba, y dije que esperaba que los demás filmes en las que saliera King Ghidorah fueran mucho mejores. Casualmente, en esta cinta, sale el archienemigo de nuestro protagonista. Así pues, ¿esta película ha sido mucho mejor que la anterior?


¡¡¡HOSTIA PUTA QUE SÍ!!!



Bueno, ¿cuál es el argumento de la película? Parece ser que la humanidad ha encontrado un planeta cercano a Júpiter, al que llaman planeta X y el cual emite unas extrañas ondas sonoras. Así que envían una nave espacial para explorarlo. En dicha nave viajan nuestros dos protagonistas, unos muy bien preparados pilotos.

Un maldito momento... ¿Planeta desconocido? ¿Señales de sonido? ¿Nave tripulada? Me suena de algo...




Uno de nuestros protagonistas está preocupado porque su hermana está saliendo con un personaje que no es de su completo agrado, llamado Tetsuo...



Toori (ya quisiera que fuera nuestro Tetsuo).




el cual es inventor, y está ultimando un aparato que produce un ruido bastante molesto. Cualquiera con dos dedos de frente le diría a esta chica que se buscase a otro novio de provecho, pero, hey, el amor es ciego y no deberíamos juzgarlo con nuestros pensamientos tan racionales que sólo buscan lo mejor para nuestra joven víctima de las flechas de Cupido... Los que lo hagan... 

¡SON UNOS MALDITOS MONSTRUOS!



La nave espacial llega al final al planeta desconocido, y para sorpresa de nuestros protagonistas, está habitado por unos alienígenas, que como podéis ver en la foto, se asemejan extrañamente a los humanos, y adoran extrañamente los complementos ópticos que se asemejen a los del mutante cíclope...




Los alienígenas, lejos de ser hostiles, son bastante hospitalarios. Les cuentan a nuestros protagonistas que necesitan la ayuda de la humanidad: King Ghidorah, el monstruo que asoló la Tierra en la anterior película, está ahora destruyendo todo el planeta X. Así pues, necesitan a Godzilla y a Rodan para hacerle frente (a la pobre Mothra no, qué ingratos) A cambio de recibir la ayuda de los terrícolas, prometen ofrecerles la cura del cáncer. Así pues, los protagonistas vuelven y cuentan todo a sus mandatarios. Nuestro piloto japonés vuelve con su hermana, y el americano con su novia.

Volviendo con nuestro amigo inventor, parece que a unos empresarios relacionados con el ámbito de la educación (y cuyo representante es la novia del piloto americano) les parece muy atractivo el proyecto que ha diseñado (algo de masoquismo veo ahí) y deciden "comprárselo". Y lo pongo con comillas porque sí, ellos le dan un contrato en el que acuerdan darle un montón de pasta, pero Tetsuo no huele ni un pavo (y ya le están tocando el nabo) ¿La razón? Bueno, pues que los empresarios se pasan por el forro del escroto el contrato que hicieron con Tetsuo. Este decide espiar a la representante, hasta llegar a la mansión del jefe de la empresa, en la cual es encarcelado.

Los alienígenas llegan y demuestran su potencial tecnológico, logrando llevar hasta su planeta a los monstruos sin ningún rasguño. Los dos pilotos y el profesor a cargo de la estación espacial también viajan con los extraterrestres para ver qué tal les va a Godzilla y a Rodan... Je, y aquí es cuando empieza lo bueno.

Si en la anterior pelea Godzilla le lanzó pedruscos a King Ghidorah, aquí no se anda con mariconadas y le lanza su rayo atómico, a quemarropa, sin compasión (creo recordar que grité un: "¡Cómete esa, zorra!" cuando le daba de lleno) Finalmente Godzilla y Rodan derrotan al monstruo, el cual huye. 
¡Victoria!




Pero nuestros dos pilotos, lejos de quedarse mirando la pelea (en verdad, qué sosos, tienen una pelea de kaijus delante y ni puto caso) deciden investigar el planeta... Y descubren que las mujeres no sólo son iguales entre sí sino que se parecen mucho a la novia del piloto americano (ni que decir tiene que ella es una alienígena). Ah, y que hay un huevo de oro. El líder de los alienígenas les descubre y tiene una conversación con ellos, bastante interesante, atentos:







Je... En realidad eso fue un golpe muy bajo.
El líder, pese a todo, les ofrece la cura del cáncer, en forma de...




De acuerdo, no quiero ser desconfiado, pero cuando me prometen la cura de una enfermedad tan grave como es el cáncer, me espero algo un poco MÁS DIFERENTE que un ladrillo, como una pastilla, o un libro, por ejemplo. Llamadme mala persona, pero estoy empezando a desconfiar de estos amigos de otro mundo. 


Posteriormente, mientras los terrícolas vuelven a casa, ven desde su nave a Godzilla y a Rodan tristes y molestos por no ir con ellos y quedarse en el mundo alienígena. 


Reproducir este vídeo para conseguir momento dramático que te cagas




Por desgracia, cuando vuelven a la Tierra, y abren el "ladrillo", que contenía una cinta magnetofónica, al reproducirla se escucha al líder de los alienígenas avisando a los terrícolas de la invasión de la Tierra por parte del planeta X.  
Esto... esto se veía venir, joder.





Muchos ciudadanos se sublevan contra los invasores, como el piloto americano, pero sus esfuerzos son inútiles, y su amada es asesinada por los alienígenas dado que es una traidora. Así pues, es encarcelado junto con Tetsuo en la mansión, que resulta ser el centro de control de la invasión en la Tierra. Mientras, los científicos están desarrollando un cañón de rayos para destruir las conexiones que controlan a los kaiju. Tetsuo descubre en la celda que los extraterretres son sensibles a los ruidos excesivos, y decide usar su experimento para salir de la cárcel junto con el piloto estadounidense. Una vez juntos todos los protagonistas, usan la radio para transmitir con total intensidad el ruido a los malditos invasores, y el cañón de rayos para eliminar el control sobre los monstruos. Tras eso, la amenaza alienígena es eliminada, y los kaijus, libres del yugo de los extraterrestres, se lían a hostias entre sí (bueno, Rodan y Godzilla contra King Ghidorah, es poco justo, pero en fin, la vida no es todo rosa) y caen al mar. 

En cuanto a los pilotos, digamos que uno de ellos tiene un nuevo trabajo, a saber...




No aprendéis, ¿eh? Vale, allá vosotros. 

En fin, hasta aquí el argumento. Y ahora, la opinión.

La película me ha parecido un poco lenta al principio, pero conforme iba avanzando, la trama evolucionaba bastante bien (mucho mejor que en las anteriores películas) gracias sobre todo a los alienígenas de oscuras intenciones, un cambio bastante grande en la saga de nuestro kaiju. La pelea que ocurre en el planeta X es sin duda lo mejor de la cinta dado que POR FIN Godzilla se digna a lanzarle el rayo atómico a King Ghidorah. "Godzilla vs Monster Zero" es, en resumen, una excelente entrega de la serie Showa de la saga del rey de los monstruos, con una muy buena atmósfera, efectos especiales espectaculares, y personajes muy atractivos.




viernes, 13 de febrero de 2015

DIGIMON

Digimon... ¿Qué puedo decir de esta serie que no sepa nadie? Un anime en el que unos niños junto a sus monstruos, que evolucionaban, luchaban contra el mal. Sí, en cuanto a los monstruos, es como Pokémon, pero le supo dar un toque personal, hasta llegar a ser una serie, en mi opinión, mejor que la de Pokémon. En cuanto a videojuegos, la verdad es que no he probado los de Digimon, pero, a juzgar por los vídeos que aparecen en Internet, aquí Pokémon sin duda es el rey. Pues bien, hoy hablaré de las cuatro temporadas del anime, que son las que más me han gustado, o al menos dejado un grato recuerdo. La quinta (Digimon Savers)... no me convenció por su estilo de dibujo, y la sexta (Digimon Xros Wars)... ¿me lo parece a mí o era una partida de Risk a lo Digimon? Vamos, que no me llamó la atención. Qué se le va a hacer.

Así que no perdamos más el tiempo... ¡Comencemos con Digimon!



DIGIMON ADVENTURE








La temporada que lo empezó todo. Recuerdo que todo el mundo en mi colegio estaba recreando las escenas, las digievoluciones y se sabía de memoria los nombres de los Digimon... Agumon, Patamon, Tentomon (oh, Diox, el puto Tentomon), Izzy, Tai, T.K... En resumen, la serie se convirtió en un fenómeno absoluto. La gente suele decir que esta es su temporada favorita. Si queréis saber mi opinión, para mí, es la segunda mejor. ¿Que por qué? Pues sencillamente porque la volví a ver hace unos pocos días, y la verdad, era entretenida, era buena, pero no tanto como yo recordaba. ¿Habían cambiado mis gustos? ¿La serie no había envejecido bien? La verdad, no sé la respuesta, y tampoco es algo que me preocupe sobremanera. La gente crece, lo que te gustaba de pequeño a lo mejor ya no, o puede que más que cuando eras crío (a mí me ha pasado con los juegos de Pokémon, ya ves) Fue una serie que me encantaba de pequeño, sí, pero ya no me produce el mismo impacto que antes. 
Aunque si he de reconocer algo es que tiene la mejor canción de digievolución de todas las temporadas:








DIGIMON ADVENTURE 2








No es la temporada de la cual tenga los mejores recuerdos. Es, de hecho, la que menos me gusta. Los nuevos protagonistas no me parecían tan buenos como los de la primera temporada, ni los Digimon tampoco (¿Digihuevoevolución? ¿Qué diablos?) Solo una cosa de esta serie me gustaba:




PAILDRAMON

Ni que decir tiene que era la más BADASS de las ADN-digievoluciones (aún me sigo preguntando qué tendrá que ver una estatua con un anquilosaurio y un ángel) 




DIGIMON TAMERS








Aquí las cosas cambiaron: no sólo los protagonistas y los Digimon, sino también el contexto. Ya no estamos en el mismo escenario que en las anteriores temporadas, ahora los Digimon son una franquicia de juguetes, con su propia serie de televisión y todo. Y sí, lo has adivinado ¡hay nuevos Digimon y protagonistas!

También añadieron las cartas, que dieron bastante vidilla a la serie (otorgaban habilidades a los Digimon, como correr más rápido, ataques de mayor potencia... y les ayudaban a digievolucionar)
Pero la verdad es que la serie tenía unos problemillas...


El protagonista principal, Takato. ESTABA TODO EL PUTO RATO LLORANDO. Mirad, no quiero parecer un monstruo, pero sinceramente, este tío se pasaba toda la serie evacuando fluidos de sus glándulas lacrimales, aún por los motivos más banales que pudieran suceder. Y si no estaba llorando, estaba triste, o peor, preparándose para ello. Es más, si soy sincero, Shinji Ikari me parece mucho mejor personaje que este chaval. Hala, ya lo he dicho. 


Oh, Dios, no, acababa de fregar


El resto de personajes humanos tampoco era para tirar cohetes (quizá Rika, pero sólo cuando avanzó la serie), y en cuanto a los Digimon, los únicos que me gustaban eran Guilmon,




Terriermon,




Gallatmon,




Gargomon (es un conejo con unas PUTAS GATLING en los brazos, ¿cómo voy a resistirme a eso?)




y Justimon. 

Brazo mecánico a la derecha... me suena...


Con respecto a la historia, era demasiado lenta, y a veces me aburría. Solo me pareció interesante cuando ya por fin llegaron a ultradigievolucionar (ya hablaremos de eso, ya) y la verdad, eso duró bastante poco, y otra vez volvimos con un argumento soporífero. Quizá era debido a los comentados protagonistas, o puede que los villanos tuvieran algo que ver, sobre todo el último de todos, que no era un Digimon, sino... ¡sorpresa! ¡un Flubber gigante!





La cara que se me quedó cuando lo vi. 

Y ahora vamos con el último punto: LAS ULTRADIGIEVOLUCIONES.



El anime y el manga se caracteriza por presentar desnudos, vale, hasta ahí todo bien, lo acepto. Pero esto... esto... Era demasiado incómodo, la verdad. Sobre todo teniendo en cuenta el público al que iba dirigida esta serie. Y no creáis que solo se veían los desnudos durante un rato, no, no, se veían todo el tiempo.

Pese a sus defectos, esta serie me pareció mucho mejor que la segunda temporada, cierto que tenía sus momentos pesados, pero he de reconocer que también algunos eran muy amenos, y se dejaba disfrutar. Y la animación de las digievoluciones era bastante buena, la verdad.



DIGIMON FRONTIER






Seré sincero: de las cuatro temporadas de Digimon, sin duda está es la que más me gustó. He de admitir que al principio tenía mis dudas sobre esta serie (¿Humanos transformándose en Digimon? ¿En serio?) pero se disiparon nada más ver los primeros capítulos, y me enganché. Quizá fuera por el opening, mucho más sobresaliente que el de las temporadas 2 y 3, o los endings, que eran sin duda los mejores de toda la franquicia,





en especial el segundo, que hasta ahora es mi ending favorito de todos los que he visto (la verdad es que la versión española me pareció mucho mejor que la japonesa):






Los personajes eran sin duda lo mejor de la serie, al principio tienen bastantes defectos, pero van evolucionando y aprendiendo de sus errores. También tenemos al típico llorica, pero a diferencia de Takato, este logra rectificar y lo mejor de todo, dejar de llorar de una santa vez. Menos mal.

La historia se hace interesante a los pocos capítulos, cuando consiguen los espíritus digitales animales y les logran dar estopa a los malos. Y en especial la segunda mitad, cuando aparece Lucemon, el verdadero villano de la serie, y sus secuaces, los PUTOS Caballeros Reales. Aquí, literalmente, te invadía la angustia e impotencia de los protagonistas: batalla que libraban contra estos tíos, perdían sí o sí, lo cual significaba que los Caballeros Reales se hacían con los códigos del mundo digital, hasta tal punto que se convirtió en un jodido átomo: un núcleo minúsculo en el centro, con las vías de los trenes Digimon como si fueran los electrones.

Los digimon quizá fueron para mí el único punto negativo de la serie. El único que aún me sigue gustando es el BADASS de Metalkabuterimon.




Pero eso era, la verdad, algo que no perjudicaba a la serie, dado que eran los protagonistas humanos el verdadero foco de atención, chicos con los que yo realmente lograba sentir una gran empatía, como en Captain Earth, mucho más que en anteriores temporadas de Digimon, en las cuales los monstruos digitales eran el centro de atención. Aquí, ese centro de atención lo ocupaban los chavales. Y que se transformaran, si bien al principio me parecía un poco raro, viendo la serie me di cuenta de que era una muy buena idea. ¿Quién no ha soñado con ser un superhéroe, aunque sea un Digimon, alguna vez?.

Resumiendo, Digimon Frontier es, con diferencia, mi temporada favorita. Y la verdad, tengo muchas ganas de volver a verla. No sabéis cuántas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...