sábado, 17 de diciembre de 2016

PRÓXIMAMENTE, EN SU PADRINO DEL ANIME MÁS CERCANO



Sí, lo sé, la entrada de Madoka Magica no está hecha aún, a pesar de que expresé que la siguiente reseña que haría sería sobre esa grandiosa serie, pero no os preocupéis, me queda sólo ver la película, y tan pronto como lo haga, escribiré la crítica. No obstante, quería redactar esta entrada para avisaros de algo que me traigo entre manos. Y absténganse pensamientos eróticos. Esto es algo más serio, caballeros. 

Tal y como dije en mi crítica sobre "El recuerdo de Marnie", no soy un que se diga experto en el estudio de animación Ghibli. Diablos, sólo me he visto tres cintas de dicho estudio. Pero eso va a cambiar pronto, mis queridos secuaces/lectores. Porque, igual que hice con las películas de Godzilla al crear el GODZILLAMARATÓN (marca registrada) he decidido realizar algo parecido con las cintas de Miyazaki y compañía.

Así pues, pronto tendremos...

EL GHIBLIMARATÓN

Inserte música épica aquí. ¡Vamos, no deje colgada la imagen!


Pues sí, dentro de poco haré una entrada en la que expondré todas las películas de este estudio, con una breve crítica sobre las mismas. No he querido hacerlo como el GODZILLAMARATÓN porque entonces lo dejaría y se haría larguísimo (ya pasó con el citado maratón, ciertamente)

Así que nada. Avisados quedáis. Quién sabe, quizás encuentre alguna que otra joya. 

Y sí, la próxima entrada será de Madoka Magica. 


jueves, 8 de diciembre de 2016

PETICIONES DE LOS LECTORES: GUNDAM UNICORN



Una vez más, tenemos aquí la sección de Peticiones de los lectores, con la serie que, como es habitual, habéis escogido con la encuesta pertinente (encuesta que ha sido un PUTO martirio para mi persona, añado)



La serie en cuestión es el anime de 7 OVAs de Gundam Unicorn,  perteneciente al gran universo de los famosos Gundam. Ya sabéis, esos robots que siempre aparecían en Keroro...




Antes de nada, he de decir que hay algunos DESTRIPES de la trama, ligeros, pero siguen siendo eso, DESTRIPES. Si no la has visto, será mejor que no sigas (a no ser que seas un poco masoquista, claro) para no arruinar la experiencia del visionado de la serie.

La verdad es que es el primer anime de este universo que veo, y le tenía ganas, en especial por la banda sonora, que está realizada por el gran Hiroyuki Sawano, junto con Mika Kobayashi y Aimer. 
Vamos, un orgasmo musical. 












Ohhh, dioses de los pentagramas...

Pero, aparte de eso, ¿la serie tiene algo memorable? ¿La recomiendo?

Bueno, obviamente a los seguidores de la franquicia sí, porque en muchas escenas se nos nombran acontecimientos pasados (como la Guerra de un año) con los cuales no he tenido más remedio que buscar en Google para saber qué eran; no obstante he de reconocer que... Me ha gustado este anime. Mucho. No tanto como por ejemplo Giant Robo, pero Gundam Unicorn es, sin duda, un anime destacable. Con un gran mensaje que trata sobre la guerra.

La serie quiere transmitir una cosa muy clara sobre ella: es algo terrible, no hay ni un bando vencedor, ni uno con mayor razón, incluso cuando este lucha por ideales que a primera vista puedan parecer más justificables; porque en la batalla, se pierden vidas, se destrozan personas, el odio crece, y el remordimiento aflora en las personas. Leí una vez en un foro en internet una frase muy buena sobre la guerra. Recuerdo que decía, más o menos, que la guerra es un conflicto provocado por personas ancianas que se conocen y odian pero no luchan entre sí, sino que mandan a jóvenes que ni se conocen ni se odian, para matarse entre ellos. También en la serie se hace ahínco sobre esos "ancianos", que controlan a esos "jóvenes", que buscan lograr sus fines, aún incluso si sus manos acaban manchadas de sangre. 

Pero incluso en esas situaciones, puede surgir la esperanza, de que es posible lograr lo correcto. Que al final los humanos podrán entenderse entre ellos y frenar la masacre. Es un tema muy manido en la ficción, pero lo interesante aquí es que ninguno de los dos bandos del conflicto se presenta como "enemigo" o "aliado". Gundam Unicorn nos permite explorar ambas facciones, ver las dos caras de la misma moneda, que persiguen diferentes objetivos, incompatibles. Lo fácil hubiera sido hacer como en Star Wars, que el Imperio es malo de la hostia y los rebeldes son buenos. Pero aquí no sucede eso. Y lo agradezco, porque ofrece una visión mucho más interesante del universo y de la guerra en la que se hallan inmersos los personajes. Personajes que vamos conociendo gracias a esa visión, destacando uno de ellos, que es mi favorito de toda la serie y desde ahora uno de mis personajes preferidos de toda la historia.

MARIDA CRUZ

Esta canción es perfecta para ella

Uno de los aspectos que más me han gustado de la serie es cómo se trata a los Newtypes, que, definidos en pocas palabras, son seres humanos con poderes que han alcanzado tras la vida en el espacio; esto es, se consideran nuestra evolución. Por supuesto, eso no pasa inadvertido puesto que los Newtypes son utilizados para pilotar los mechas, y encima acarrean una "maldición" (por así decirlo) con ellos; nadie los quiere, son tratados como basura, y pueden suponer el peligro total para el gobierno de la Federación. Marida Cruz es uno de ellos, uno cibernético, para más inri, y en una de las escenas más interesantes de la serie, el protagonista y ella comunican sus pensamientos (algo así como en Pacific Rim) De este modo, él es capaz de ver lo que ella ha sufrido. Por desgracia no se nos dan muchos detalles de su vida, y me habría gustado saber un poco más, puesto que fue, como he comentado antes, el personaje más destacable de la serie. No obstante, lo que más me atrae de los Newtypes es que en la serie se consideran también como un paso necesario para que la humanidad pudiera al final comprenderse, sin que hubiera malentendidos ni conflictos innecesarios. 

Aparte de esta visión de la guerra, también este anime ahonda en cómo el espíritu de venganza puede destruir al hombre, hacer que pierda la noción y cometa actos que aumenten más el odio y el sinsentido de los conflictos. 

Los únicos puntos negativos que le veo al anime son algunas conversaciones, en las que me perdía, sobre todo cuando tenían que explicar tal cosa, usando diálogos largos y a veces complicados. Demonios, tuve que rebobinar varias veces el reproductor para enterarme totalmente de lo que estaban diciendo. Será que soy un poco cortito. Pero al final tuve una idea general de lo que sucedía, que eso al menos es lo que importa. 

En cuanto a la animación, en general ha estado muy bien, sobre todo en las escenas de batallas. El CGI no era tan nefasto como he visto en otros animes. El diseño de los personajes destacaba sobre todo en los adultos, que tenían caras variadas, no como en los jóvenes. Pero donde dicho diseño alcanza su máxima expresión es con los mechas y sobre todo las armas. En serio, me sorprendió ver cuántos artilugios llevaban encima. Fusiles de asalto, espadas láser, drones que disparaban rayos, hachas con filo de láser, lanzagranadas... Y bueno, sí tuviera que elegir un mecha favorito me quedaría con el NZ-666 Kshatriya,

Esos drones, esos drones...


aunque también reconozco que el Gundam Unicorn no estaba nada mal




y el NZ-999 Neo Zeong.


Dejémonos llevar por el asombro y digamos al unísono: PUTO MASTODONTE, JODER.


En general, es un anime que recomiendo ver, por su visión que ofrece de la humanidad y de los conflictos. Sé que mi reseña ha sido un poco más corta de lo habitual, y quizá no presente tantas reflexiones como en otras ocasiones, pero eso implicaría dar más destripes del argumento de los que he puesto. Aún así, como introducción al universo de Gundam no ha estado mal, y quizá me vea más series de esta franquicia en un futuro. Buenos personajes, mechas por un tubo, gran banda sonora y animación, un mensaje contra la guerra y que apela al entendimiento humano (algo que hoy en día es JODIDAMENTE necesario)... ¿Qué más se puede pedir?

En fin... ¿qué otra serie me podría ver?

Oh sí

Ya está. Próxima entrada: Puella Magi Madoka Magica, la serie y la película. 

domingo, 4 de diciembre de 2016

UNA AMARGA DESPEDIDA



Hace poco, estuve hablando con un colega. Qué tal la vida, cómo va la familia, y esas cosas. Una conversación típica, vamos. De pronto, decidí hacerle una confesión.

-¿Sabes una cosa?- le dije.
-Cuenta- me respondió.
-Cuando era más pequeño, deseaba que llegasen las vacaciones para poder viciarme a la consola. Ahora, no sé por qué, ya no siento eso.Ya no quiero jugar a videojuegos. Lo que más deseo es leer libros, cómics, ver series, dibujar, y tocar la armónica (que la tengo PUTO abandonada)

Mi amigo se quedó pensativo. Y luego me dijo que a él le pasaba lo mismo.

¿Cómo es esto posible? ¿Cómo se ha podido ir el amor que sentía por este medio?

Llevo jugando desde que era un enano, con el Donkey Kong de la Game Boy que tenía mi hermano. Dios, menudo hijo de puta era el gorila ese... Pero decir que no me lo pasaba bien sería una mentira MAYÚSCULA.




Luego llegó Kirby´s Dream Land, una maravilla que siempre amaba pasar una y otra vez. 




Y cómo olvidarnos de ese grandioso temazo.





Posteriormente, llegó la Play 2, con Jak y Daxter, Ratchet y Clank, God of War, a continuación la Gamecube, con el grandioso Metroid Prime, la Xbox 360, con el que considero mi juego favorito, Halo 3 y, cómo podéis adivinar,  la Wii U

Y no sé por qué, cada vez que probaba nuevos juegos, con el paso de los años, me sentía más... aburrido. 

El último título que caté fue Pokémon X. Es cierto que con él descubrí al que considero mi Pokémon favorito, pero por lo demás no es un título que catalogaría como una maravilla, a diferencia de la opinión general. En esa entrada ya expliqué las razones, no creo que haga falta repetirlas.


ESTO SÍ ES UN POKÉMON, COJONES

Prosigamos, pues. Han pasado pocos días desde que saltara la noticia de que un medio de prensa de videojuegos español ha sido vetado por Koch Media, al dar a Final Fantasy XV una nota inferior a lo esperado. Y es aquí cuando pienso en cómo funciona la industria de verdad. No sólo me refiero a los "maletines" tan famosos que las compañías dan a los periodistas, no, también hago hincapié en cómo nos trata la industria a los jugones. También hay escándalos en el mundo del cómic y en el cine, no lo negaré. Pero los que atañen al videojuego, sinceramente, son de juzgado de guardia. Para ilustraros, nada mejor que un reportaje de Arkanfunkel. Adelante vídeo.




Buff... Menudo revuelo se armó con este juego. Como habéis podido ver en el vídeo, la práctica de incluir DLCs es algo extendido. Eso ya lo sabíais, ¿no? Pues bien, quisiera hacer una comparación.

Por un lado, Star Wars Battlefront, el último que salió. Para la PS4, Xbox One, y PC. Bien. 



Ya que el juego tenía pocas opciones desde su salida, como un número escaso de mapas, o la imposibilidad de disfrutar de las batallas espaciales, añádele un pase de temporada que cuesta casi LO MISMO que el título. Casi más de 100 euros en total. 

DIOS MÍO, ME DUELE EL ALMA SÓLO CON PENSARLO.


Así, así me quedé yo cuando lo leí.

Bien, pues ahora veamos con qué lo comparo... Oh, ya sé.

Mi amigo capricornio, un cómic japonés que me supuso una sorpresa fantástica, al tratar el tema del acoso escolar, tan vigente hoy día, pero desde una óptica diferente. ¿Su precio? Sólo 8 euros.
Y sí, puede ser que cuando estés con el Star Wars jugando online te lo pases de puta madre, pero creo que lo de los 100 euros no se te olvidará en la vida, ni el escozor que te ha dejado en el culo. Pero la cosa que quiero dejar clara es que este juego está INCOMPLETO, le faltan cosas, pero al cómic que he comentado no, está ÍNTEGRO. 

Venga, hagamos otra comparación.

The Order 1886, un juego que tiene tan sólo 6-8 horas de duración y que su precio de salida fue de 69 euros y 95 céntimos, redondeando, unos 70 euros. Bien, tomemos ese precio redondeado, y una duración media de 7 horas, ¿de acuerdo? Haciendo cálculos ligeros, 10 euros la hora de partida (Cierto es que hace poco más de un año se rebajó a casi 40 euros, lo que dejaría la proporción en 5,7 euros la hora, redondeando, unos 6 euros cada hora de juego; pero me gustaría hacer la comparación con el precio que tuvo cuando salió)

Ahora, por otro lado, tenemos la película en Blu Ray de Pacific Rim, cuyo precio es de 12 euros y 95 céntimos. Es una cinta de más o menos 132 minutos, esto es, 2,2 horas. Vale. Dividamos otra vez, 12,95 euros entre 2,2. Nos salen casi 6 euros por hora (exactamente 5,88). Y no me negaréis que preferís Pacific Rim a The Order 1886. No contestéis, no hace falta

Y sí, supongo que saldrá el listo de turno que me hará la comparación con Evangelion 3.33 (cinta que como ya expuse me gustó muchísimo) porque viendo que dura tan sólo 95 minutos y hay que pagar por ella casi más de 15 pavos, la cuenta te sale a 9,6 euros la hora, casi 10. Pero prefiero mil veces esta cinta, que nos cuenta que, por mucho que te esfuerces, no podrás rehacer tus errores, pero que también habrá gente como Kaworu que te apoyará y te ayudará a seguir adelante, acompañada de una animación y música soberbias, que la de, por ejemplo, Call of Halo Reach, un juego que me costó casi 80 euros (era la edición coleccionista) y que aún me sigue doliendo que pagase tanta pasta por esa tremenda decepción de título.

A lo que quiero llegar con esto es que la industria del videojuego me está produciendo un gran desencanto. La mayoría de los nuevos juegos que he ido probando durante los últimos años no son tan buenos como los tildan las revistas y demás medios especializados, hay DLCs por todas partes, errores en las partidas, los escándalos y polémicas se siguen sucediendo, pero a la gente le da igual, siguen comprándolos. Por ejemplo, cuando se pone a la venta un nuevo Call of Duty, que puede costarte un precio altísimo (El Black Ops 3 costó 64,95 euros, tuvo polémicas por la calidad gráfica y su puntuación en Metacritic es de 4,6 para los usuarios, que bueno, fíese usted mismo porque no sé yo) la gente va a por él como loca, a pesar de todos esos aspectos. Y así, todos los años. Eso sí, cuando sale una serie de anime en España, la gente se queja por el precio tan alto que tiene. Joder, que encima que una empresa te la trae, con un doblaje (en la mayoría de las veces) genial, te quejas de la cartera. Y no de cuando sale el Call of Duty de turno.

Pero si pienso en cómo a mí me tratan las industrias del cómic, de los libros, música y películas... No sé, me parecen mejores. Cierto que he sufrido algún que otro desliz, como por ejemplo cómics mal impresos, errores en la numeración, compilaciones de títulos de un autor a las que les falta algún libro en concreto que me gusta, Cds rotos (bueno, eso es más culpa del almacén), pagar por películas regulares o malas... Esas cosas me han sucedido, sí, pero las cuento con los dedos de una mano, como quien dice, y en general estoy satisfecho con la labor que hacen dichas industrias, puesto que he encontrado obras soberbias, como Black Bullet, la saga de Godzilla, la discografía de System of a Down, los libros de Murakami y Delibes, Salinger, La carretera de Cormac McCarthy (cuya adaptación fílmica me encantó)... etc. No obstante, si me refiero a la industria del videojuego... Es que cada día pasa algo. Que si un nuevo DLC, que si una nueva remasterización que cuesta un ojo de la cara, que si la nueva consola no va a ser retrocompatible, que si el siguiente título está incompleto, que si sacan una nueva consola sólo por mejoras gráficas... Y salvo Xenoblade X, no he probado ningún título en los últimos 4 años que me haya apasionado. Sinceramente.

Por eso esto es un triste adiós. Ya no me gustan tanto los videojuegos. O mejor dicho, no me gusta el trato que recibo (y creo que todos los jugadores opinarán lo mismo) de la industria, y en consecuencia, ya no siento lo mismo por los videojuegos. Seguiré jugando, sí, pero a obras antiguas, de tiempos sin duda mejores, cuando no había actualizaciones, ni DLCs, cuando comprabas un título que estaba íntegro, y que ponías en tu consola y a jugar. Me perderé el futuro del videojuego, cierto, las nuevas obras que surgirán. Pero honestamente, eso es algo que no me parece tan malo. Ya no creo en la industria.

Tan sólo un milagro me sacaría de esta situación. Que sacasen un Metroid Prime como Dios manda, la segunda parte del Xenoblade X y un Bloodborne, o algo por el estilo, para la nueva consola de Nintendo, la Nintendo Switch. Y aún con esas, me lo pensaría.

Así que, ha llegado el fin. Me lo he pasado bien. De verdad. Pero ha llegado la hora de decir adiós. Gracias por todos esos momentos.






sábado, 3 de diciembre de 2016

SOBRE LA FILOSOFÍA EN LA ESCUELA




Hace cosa de un año, el Gobierno español propuso reducir la asignatura de Filosofía en las aulas españolas, lo que causó un gran revuelo. Yo quisiera ofrecer mi opinión al respecto.

No sé cómo disteis vosotros filosofía, porque cada Comunidad Autónoma es un mundo, pero la estructura que siguió mi formación en dicha materia fue: 

Ética en cuarto de la ESO

Filosofía general en 1º de Bachillerato

e Historia de la Filosofía en 2º de Bachillerato.

Podría decir que cuando más aprendí de Filosofía fue en 2º de Bachillerato. 

Pero por desgracia atentaría contra la verdad. 

Lo único que hice durante ese año, en esa asignatura, fue aprenderme de memoria lo que los filósofos pensaban acerca de cuestiones como el mundo, la sociedad, y etc. ¿Qué clase de historia es esa? ¿Qué clase de historia, y remarco, RELACIONADA CON LA FILOSOFÍA, es esa? Sí, está bien saber lo que Marx pensaba de la economía mundial, pero una cosa es SABER, y otra muy diferente es APRENDER TODO DE MEMORIA COMO UN MALDITO PAPAGAYO PARA SOLTARLO EN UN EXAMEN Y A OTRA COSA MARIPOSA. Porque SABER implica aprender de verdad, discutir, confrontar los pensamientos de dicho pensador, con los tuyos. Y a lo mejor descubrir que tenía una visión del mundo igual, o diametralmente opuesta, a la tuya. Nada de eso sucedió mientras daba dicha asignatura.

Mucha gente se apenó de que la filosofía sufriera tal corte. Yo en cierto sentido, me alegré. Porque eso no era Filosofía. Era un INTENTO de Filosofía. Y mal llevado. No sé, repito, cómo la disteis vosotros, pero por lo que a mí respecta, me daba vergüenza asistir a esas clases. Verdadera vergüenza.

Hace poco me compré un libro de Alfonso Berardinelli, llamado "Leer es un riesgo". Es un conjunto de artículos publicados durante varios años, y joder, menudo puto descubrimiento. Alfonso, pese a vivir en un país diferente al mío, tiene una manera de pensar que es jodidamente necesaria en estos días. Incluso cuando habla de Italia, parece que hable de España. Pero bueno. Uno de sus artículos más interesantes versa sobre Simone Weil, una filósofa por la que Berardinelli profesa una gran devoción, considerándola la mejor pensadora del siglo XX. Pues bien, YO NO LA DI EN HISTORIA DE LA FILOSOFÍA. Y por lo que veo, en comunidades como Valencia, tampoco. No sé si en otros sitios se da la obra de esta pensadora, así que agradecería que en los comentarios ofrecierais algo de luz al asunto.

Es interesante ver que Alfonso la define como (y estoy parafraseando) una ensayista que buscaba con gran pasión ser comprendida, evitando que la gente la malinterpretase. También, por lo que comenta el crítico italiano, habló sobre el auge del nazismo, el fracaso de la política obrera de los partidos comunistas, la teología, y la verdad. Y es curioso que ahora, con tanto debate sobre el feminismo, no haya leído nada sobre por qué no se da, en la escuela, a esta mujer. Ni un artículo sobre ese tema; si acaso he visto que la mayoría  alaban su obra, pero ninguno se cuestiona lo siguiente: "¿Por qué razón ella no entra en el programa de enseñanza de Filosofía?". Quizá es como dice Alfonso, que sea una pensadora difícil de acceder, que tiene ideas complicadas de interpretar, y digo yo ¿no sería interesante que dichas ideas, siendo arduas, nos obliguen a razonar sobre ellas hasta tener una conclusión propia, que pueda o no coincidir con la de la escritora? También afirma que Simone es considerada como una pensadora con una gran fragmentariedad, y en definitiva, asistemática, lo cual, en opinión de Alfonso, no es así. Y quién sabe, mientras escribo estas líneas, el sistema educativo haya rectificado su error, y la haya incluido. En ese caso, me gustaría que en los comentarios me lo dijerais. Pero por los fragmentos que he leído en el texto de Alfonso, me parece una mujer con una manera de ver el mundo interesante.

En fin. Siguiendo con Alfonso, una de las ideas que sostiene es que el mayor error del sistema de enseñanza es que hace pensar al alumno que las obras literarias están para ser analizadas en la escuela, nada más. También establece que los libros de texto, considerados en teoría útiles, y remarco EN TEORÍA, son odiados porque (¡sorpresa!) causan antipatía, sumisión, y posteriormente, cuando ya se han usado, se venden o incluso se tiran (eso puedo corroborarlo por experiencia propia) tras haberlos destruidos con subrayadores o dibujos (también lo corroboro)

¿Sabéis cómo empecé a leer de verdad? No en la escuela, sino en casa, buscando en Internet, hablando con la gente, sobre libros. De hecho, así fue como conocí  "El guardián entre el centeno", el que es para mí mi libro favorito. Cuando puse en Google "El mejor libro del mundo". En la escuela, no se enseña el placer por la lectura, por la evasión. Tan solo aprender de memoria y escupir lo que sabes en un examen, provocar, en síntesis, que el alumno odie por completo la lectura (y luego se queja la gente de que los chavales no leen nada, ¿por qué será?)

Y lo mismo sucede con la filosofía.

Nietzsche era el filósofo que más amaba mi profesor, porque "molaba mucho lo que decía de Dios". Pues mira, no sé por qué solo dimos poco y mal "Así habló Zaratrusta" en vez de el "Anticristo", obra que me atrae más porque en ella expone, por ejemplo, que el cristianismo es un mal social, una manera de atraer a las masas, que los anarquistas son los nuevos cristianos, y que únicamente Jesús es el único y verdadero cristiano que haya existido, cuya obra ha sido destruida y traicionada por la religión que vendría detrás. 

Eso es profundo y lo demás son hostias.

Y ¿sabéis? Si ahora quiero leer a Schopenhauer (que casi se me olvida: TAMPOCO LO DI), a Simone Weil, y a Niezsche, no es porque con la asignatura de la historia de la filosofía (y si la pongo en minúsculas no es por capricho, sino porque como dije antes, ESO NO ERA FILOSOFÍA NI NADA) me hubiesen entrado ganas de conocer más de ellos (bueno, sólo de los que di) sino porque, al leer textos y visto series, que hablan de esos pensadores, y su interpretación de la realidad, su manera de pensar me atrae, y quiero saber más de dicha interpretación, comprobar en qué coincidimos, en qué chocamos, y que sus ideas me hagan reflexionar (por ejemplo, el pesimismo de Schopenhauer, el dilema del erizo, el Anticristo de Nietzsche, la concepción de Simone Weil sobre la verdad, o mejor dicho, de la necesidad de la verdad). Pero lo que di en clase sobre los filósofos ni me atrajo, ni me sedujo. Más bien me ahuyentó. Era una prueba, una cosa que se supera, y luego se olvida. Quizá el problema sea del profesor, y no de la asignatura en sí. Posiblemente. Pero dar  en el último curso de Bachillerato únicamente historia de la filosofía me parece un crimen, un atentado contra la cultura. Porque una cosa es la historia de la filosofía, y sí, bien llevada, es interesante conocer lo que pensaron antes de nosotros, pero aún así sigue siendo una visión incompleta. Porque se necesita de otro aspecto. La FILOSOFÍA. Dedicar varias horas al día a que los alumnos hablen, expresen sus temores, su visión del mundo, sus deseos, su opinión sobre la religión. Y que sobre todo se fomente dicha expresión.

Por eso me alegro, en parte, de que se reduzca, e incluso quite ese monstruo que es esa asignatura. Pero por supuesto, con la condición de que se mejore. Que sea una asignatura amena, interesante, que no se centre sólo en el pensamiento occidental (descuidando a unos cuantos filósofos según qué Comunidad Autónoma), sino también que trate sobre la filosofía oriental. Pero sobre todo hay que recordar lo siguiente, que es quizá lo más importante. La Historia de la Filosofía, quieras o no, no puede existir sin la Filosofía. Ambas se necesitan. Y si sólo vas a ofrecer Historia de la Filosofía en segundo de Bachillerato, amigo mío, mal vamos.

viernes, 25 de noviembre de 2016

SUGERENCIAS MUSICALES

Bueno chavales, después de la última crítica que hice, y viendo que aún me quedaban por ver algunas series, he decidido realizar una entrada con un contenido totalmente distinto a lo que normalmente suelo escribir: música.


Me gusta el Heavy Metal, ¿qué paisha?


Sí, amigos, la música. Es mi musa para elaborar mis disertaciones, reflexiones y demás cosas, así que le debo bastante y por eso me he propuesto en esta entrada recomendaros varios grupos, músicos y demás que me ayudan a inspirarme en las tareas que hago en el día a día. Seguro que muchos conocéis gran parte de los artistas que van a aparecer, y quizás otros no, pero bueno, me hacía ilusión y tal. Si os apetece proponer algún artista o grupo, podéis hacerlo en los comentarios, para que así podamos echarle un vistazo.

Eso sí: No voy a meter ni reguetón, ni música de discoteca destrozatímpanos, ni nada del estilo. Podéis estar tranquilos.


miércoles, 23 de noviembre de 2016

PETICIONES DE LOS LECTORES: THE END OF EVANGELION


Pues sí, hoy en la sección de "Peticiones de los lectores" toca analizar esta cinta, que constituye el final de Neon Genesis Evangelion, serie odiada por unos, y amada por otros, al igual que este filme. Aquí os dejo la encuesta que se hizo.



En mi caso, me incluyo en el segundo grupo, porque, como ya dije, me gusta esta película. Pero antes de nada quisiera reflexionar sobre una frase que he ido usando últimamente en el blog. Y que tiene que ver con la cinta que nos ocupa.

"Ir más allá"

¿A qué me refiero con esto? ¿Por qué le doy tanta importancia? Bueno, son preguntas que se pueden resolver fácilmente, pero me gustaría contar un ejemplo de lo que considero "Ir más allá".

¿Recordáis cuando en One Piece conocen por primera vez a Aokiji, y Nico Robin se caga de miedo porque (como sabríamos más adelante), el almirante estuvo presente en la destrucción de su hogar, lo que le marcaría de por vida?

Bueno, pues tras la batalla que tuvieron contra el almirante, se desarrolla esta escena:




No sale ahí Nico Robin, pero imaginemos, por casualidades del destino, que sí está presente. ¿No sería interesante ver, que, por ejemplo, sufre de síndrome de estrés postraumático, y al ver a Luffy en esas pintas, el miedo se apodera de ella, recordando de nuevo toda esa masacre, y empezase a gritar desesperadamente, o atacase a sus amigos presa del pánico? En cierto sentido, me parecería interesante, pues haría al personaje más complejo, más sensible, más... humano.

Y luego tenemos a Transformers More Than Meets The Eye. Con guión de James Roberts, mi guionista de cómic favorito. 

En el número 6 de la colección, podemos ver a Foretress Maximus en terapia psicológica, puesto que sufrió a manos de Overlord una tortura sádica, indescriptible, y que le dejaría tocado de por vida. En cierto sentido, se asemeja a Nico Robin. 

De pronto, Foretress Maximus, a bordo de la nave, comienza  a disparar a los tripulantes de la misma. Sin mediar palabra. 




Y lo que al principio parecería un tiroteo indiscriminado, en realidad resulta que no, que Foretress disparó inconscientemente a todos aquellos que tenían una forma similar a Overlord.




HOSTIA 

PUTA


¿Veis por qué me mola tanto esta serie de cómics? Joder, que esto sucede en el primer tomo recopilatorio, el que menos me gusta de los tres, y sí, reconozco que en su día no lo valoré tanto, a pesar de esta historia, aunque ahora, tras haber leído Transformers: Last Stand of The Wreckers, puedo ver el potencial de este suceso. En general, podría decirse que casi es imprescindible leerlo para saber más sobre More Than Meets The Eye. Porque lo de Garrus 9, que mencionan en numerosas ocasiones, fue un golpe durísimo para los Autobots. Y algunos todavía andan con secuelas.

Lo más gracioso de todo no es que, al igual que One Piece, sea un cómic juvenil que trate sobre una tripulación en busca de algo. No, no. 

Es que Nico Robin es un personaje principal. Foretress Maximus, hasta lo que he leído (en España sólo han salido tres tomos recopilatorios más el evento de Cybertron Oscuro) casi es un personaje secundario. Que aparece en pocas ocasiones. 

Eso es lo que me gusta de James Roberts. Da un golpe de humanidad a sus personajes, los hace más complejos e interesantes, con traumas, pasados trágicos, que los han destrozado, en mayor o menor medida. Y lo mejor de todo, es que esos personajes, son Transformers.

Por eso James Roberts es mi guionista de cómic favorito. Porque sabe ir más allá. De lo establecido, de lo que normalmente uno pensaría de unos personajes como estos. 


Esta idea, esta frase, el "Ir más allá", no es algo de lo que normalmente me percatara cuando era más joven. Cierto, estaba en mi cabeza, pero no tenía consciencia plena de ello. Era casi algo instintivo, que me incitaba a seguir buscando, saltando de obra en obra. Pero tampoco le hacía mucho caso, la verdad. A veces no me importaba pararme con una obra, aunque fuera algo simple. Entonces, cuando estaba en segundo de la ESO, con 13 años, mi hermano me enseñó una serie, que me llamó bastante la atención. Y luego, cuando vimos en un Corte Inglés la película que se suponía, era su final, nos la compramos. 

A esa edad, me encantaban los manga shonen. Naruto, One Piece, Dragon Ball... Por eso quizá, cuando vi esta cinta, me dejó tan... impactado. De hecho, es la película que más me marcó en mi adolescencia. La que me hizo ver con claridad qué significaba "Ir más allá". Y de la que hoy vamos a hablar. (Ojo: que hay muchos DESTRIPES de la trama).


La película empieza sin contemplaciones. No lo digo por la escena inicial de un Shinji totalmente alienado contemplando los restos de la ciudad, no, me refiero a este momento:




JO

DER

Hay muchas interpretaciones de esta escena. Unos dicen que Hideaki Anno quería expresar esto:


Esta imagen la he sacado de aquí. Es una interesante reflexión, la verdad.


¿En mi opinión? Es un punto de vista válido, aunque yo personalmente creo que si Shinji dice que se da asco a sí mismo, es porque para él, Asuka ha pasado de ser un sostén, una ayuda, a un mero objeto sexual (si se me permite la expresión). Y por eso se odia. Vamos, es mi interpretación.

Luego tenemos el ataque a Nerv, toda la peña muriendo, y el momento glorioso: Asuka recupera el control del Eva 02. ¡Oh, sí!






Esta pelea está hecha con una animación BRUTAL. Los golpes son encadenados con lenta furia, y cuando chocan las espadas, los adversarios van para atrás, debido a la inercia. Y sí, me fascinó, y aún lo hace, pero lo que más me escamaba de chaval, lo que todavía me sigue causando una gran impresión cuando miro esta pelea, es esto:

La cara de Asuka


cada vez se vuelve



más y más sádica.



Joder, es un cambio enorme. Quiero decir, sí, Asuka ya era compleja de narices, pero aquí parece volverse completamente loca. Es el momento más feliz para ella, cuando descubre que en su Eva se halla su madre. Y está tan obsesionada por demostrar que puede contra esos Evas en serie, que no debe perder porque su madre está mirando (y a colación dejo este artículo interesante sobre Asuka y su carácter), que parece no darse cuenta de que esa obsesión, valga la redundancia, la está trastocando, es más, ni siquiera es consciente de que el tiempo se le agota. 

E incluso en la cúspide de su felicidad, la tragedia llama a su puerta.

Muchos consideran a Asuka el personaje más detestable de la serie, y no les culpo. No es amable, su forma de actuar y su orgullo son agresivos a más no poder... Pero aún así, sigue siendo mi personaje preferido, junto con Kaworu. 

Cuando la batalla entre Asuka y los Evas en serie acaba, Shinji pilota, por fin, su Eva.




Dios, han pasado 10 años de esta escena y aún me sigue dando putos escalofríos...

Lo que sigue a continuación es quizá, el momento más... complejo de la película: la introspección de Shinji. Y si no, que se lo digan a un crío de 13 años, que de manga sólo conoce el shonen. Era la parte que menos me gustaba, no sólo porque en algunos momentos me pareciera bastante aburrida para mi edad, sino porque todo se va, literalmente, a la mierda, y esos personajes que me habían ido acompañando en toda la serie iban muriendo como moscas. Bueno, mejor dicho, "evolucionando". Ese hecho, que la película fuera por esos derroteros, fue lo que de verdad me impresionó tanto. 

Como he dicho, a esa edad era un chaval criado en el shonen. Final feliz, el bueno gana, aunque haya sacrificios de por medio. Y cuando pensaba de pequeño en esta película, en cómo sería su final, lo que se me venía a la cabeza, era eso, que todos logran evitar el Tercer Impacto, la humanidad se salva. Pero no. Hideaki tenía otros planes reservados, que se materializaron en este largometraje. La película no se andaba con chiquitas. No, qué va. Misato muere, Asuka recibe la paliza de su vida, los personajes son unos egoístas de cojones que sólo piensan en lo suyo (¡y en un momento como este!) Pero esa introspección era la parte más insoportable para mí, la que empañaba la cinta, porque lo mejor, lo que más me gustaba, era la pelea, oh, sí, qué pedazo de batalla... Tenía trece años y leía esos tipos de cómics, ¿qué os esperabais? Que sí, que hay escenas durante esa reflexión que me impresionaron, como cuando todos se convierten en LCL, la muerte de la Rei gigante, o Shinji estrangulando a Asuka. Pero lo que quería decir, el mensaje... Por un oído me entraba y por otro me salía. Aún así, esta película me dejó con el culo torcido. 

Para esta entrada, he visto de nuevo la película, y esa parte de análisis de Shinji, de cuestionamientos, la que me aburría... Al final es la que resulta ser más interesante. Porque dice un mensaje que es una verdad como un templo.

¿Por qué me gusta tanto Evangelion? Porque sus personajes son jodidamente HUMANOS. Son complejos, no son "blancos" o "negros", sino que tienen tonos de grises. Y si en la serie se demostraba, aquí se lleva a la milésima potencia. Incluso con el mundo yéndose a la mierda, se vuelven totalmente egoístas, como antes he comentado. Volvamos con Asuka. ¿Por qué lucha? ¿Por salvar al mundo? LOS COJONES. Lucha por demostrar que ella es ella, única, y que no puede perder contra esos mamones porque su madre la está mirando; al final ha descubierto que ella está en su Eva. Joder, está colmada de felicidad. Quiere que la gente la reconozca, y, ¿acaso eso no es algo que mucha gente desea? Cuando, por ejemplo, apruebas un examen, haces un dibujo cojonudo o una historia muy chula, seguramente querrás que los demás te digan: "Oh, bien hecho, sigue así". El buscar ser reconocidos, es, bien mirado, algo egoísta, sí, pero muy HUMANO, al fin y al cabo. Por eso Asuka me gusta tanto, porque es, para mí, el personaje con el que más me puedo identificar de la serie, es el que presenta la mayor humanidad. ¿Y qué le pasa al final? Lanzazo tentetieso a la cabeza, y los Evas en serie se la cargan. Fin. Y así con todos, o casi todos (Misato y Maya no me parecieron tan egoístas, pero bueno)

Y luego tenemos a SEELE y los Evas en serie. Menudos cabrones. Los primeros son los titiretos del mundo, que con tal de conseguir su objetivo, no dudan en matar a todo Cristo. Los segundos, de siempre los he considerado los hijos bastardos de Freezer con el Joker. Y ahí lo dejo.

Bueno, estoy divagando un poco. Vayamos con la introspección.

La segunda mitad de la película, en la que Shinji al final provoca el cataclismo y todos se convierten en LCL, fusionándose, reflexiona sobre un tema interesante. Acerca de si nosotros podremos finalmente entendernos. 

La serie y la película giran en torno al dilema del erizo de Arthur Schopenhauer, que trataba sobre cómo las relaciones humanas, pueden herir a los demás, y cuando se alejan para evitar eso, se dañan a sí mismos con sus "espinas", se sienten solos, y eso duele. 

Shinji al final, decide revertir el Tercer Impacto, porque, aunque sepa que le dañarán las personas, reconoce que el mundo creado con dicho Impacto no está bien. Lleva toda su vida huyendo, y ya es hora de hacer algo. Él, al final, cree en un futuro en el que nos podamos comprender. Y por eso, da marcha atrás. Sacrifica su visión egoísta, en beneficio de la humanidad. Porque quiere volver a ver a sus amigos. 

Entonces, tras todo eso, tenemos la escena final de la playa. Una impresionante escena en la que el silencio, empañado por el sonido de las olas, se apodera del espectador. 




Una de sus interpretaciones es esta, que me gusta bastante, aunque difiera de la mía. ¿Queréis saber cuál es? Para mí, Shinji estrangula a Asuka porque, a pesar de sus reflexiones anteriores, la sigue odiando por todo lo que ella le hacía sufrir en la serie. Asuka le acaricia la cara para demostrarle cariño, por primera vez en su vida. Y Shinji llora. Porque no pudo ayudarla.

Esta película, tras haberla visto de nuevo, ha adquirido una nueva dimensión. ¿Me sigue impresionando tanto como antes? Sinceramente, el efecto sorpresa ya no es tan grande como antes, pero joder, hay algunas escenas que me siguen pareciendo increíbles. Además, la animación no ha envejecido tanto, sobre todo en la pelea de Asuka. Pero sin duda, lo novedoso de esta revisión es su mensaje, que no llegué a captar cuando era joven, porque se exponía en esa parte tan aburrida que era la introspección. De hecho, cuando vi por primera vez The End Of Evangelion, me pareció una película jodidamente triste. 

Y sí, me lo sigue pareciendo. Pero si miro en su interior, su mensaje es jodidamente esperanzador.

Habla de que la humanidad puede llegar un día a entenderse. De que sí, que cuando conozcas a gente y te relaciones con ella, sufrirás, y les harás daño a ellos, porque, hey, esa es la miga de la vida. Y cierto, es jodido, es difícil soportar todo ese dolor, esas sensaciones, pero aún así, hay que avanzar, incluso en los momentos más difíciles. No hacen falta evoluciones artificiales. Simplemente, que la gente cambie. Y para eso, deben intentarlo. 

Todo este mensaje envuelto en una capa de apocalipsis en la que todo se va a la mierda. 

The End Of Evangelion me pareció siempre una película especial. Una que me dio algo que nunca me esperaba, incluso sin haber captado ese mensaje tan precioso que tiene. Que se atrevió a "Ir más allá". En cierto sentido, los shonen me estaban maleducando. Esta cinta fue como un golpe de atención, uno que cambió por completo mi modo de ser, mi modo de estimar no sólo el cine, sino también los cómics, los libros, los videojuegos... etc. De explorar, buscar obras con mensajes que inviten a la reflexión, con personajes más complejos, más humanos. Y apreciar esas obras. 

A día de hoy, sigo todavía explorando lo que me depara el medio. Encontrando obras que no me han aportado nada, y otras que han sido maravillas.

Curiosamente, el resto de trabajos de Hideaki Anno parecen poseer un toque especial, ese "Ir más allá", que tanto me gusta decir.

Por eso quizá Hideaki Anno sea mi director favorito. Porque con esta película, el final de esta serie, que no era nada parecido a lo que me esperaba, me hizo ver que hay más allá del shonen. Que hay que salir del "bosque" y explorar las copas de los árboles. Buscar otras obras. No quedarse quieto. NUNCA.

Y esto es muy importante.

En la entrada "Los Minions: O la inesperada virtud de la ignorancia", la cual me parece sin duda una de las mejores de la Xanocueva,  Mr Angelu y el Capitán Pedales hicieron una reflexión sobre por qué una película como esta atrajo tanto público. Uno de sus párrafos, quizá el más interesante, es el que sigue:



Muchos amigos míos dicen que Hollywood ha muerto, que ya no hay películas como antes... Y no les quito la razón. Quizá la culpa sea nuestra. Que no queramos cambiar, porque da miedo, es mejor ir a seguro, y eso Hollywood, como empresa que es, lo ve, y saca tajada de ello. "A la gente le gusta, ¿no? ¡Pues venga!". E ídem con el resto de la industria artística, ya sean cómics, videojuegos, etc.

En mi búsqueda, me he encontrado de todo. Y sí, a veces eran obras que sinceramente no sé para qué gasté mi tiempo en dedicarles atención, pero joder, NO PASA NADA. No es malo de suyo. Simplemente, se sigue, es un bache. Pero no se deja de explorar. ¿Acaso mi límite es considerar a Hideaki Anno y James Roberts como mis preferidos en sus respectivos campos? No, diablos, eso me anima a seguir buscando más, intentar encontrar obras que les superen. Llevará tiempo, pero no pasa nada. Así que, querido lector, hazme un favor. Atrévete a salir del bosque, y explorar. Busca más allá, hasta que encuentres una obra que cambie todo lo que tenías establecido, y aún así no pares. Reflexiona sobre lo que ves, sobre los personajes que pueblan esas obras. Atrévete a cambiar.

Como a mí me pasó cuando vi por primera vez The End Of Evangelion











lunes, 31 de octubre de 2016

GODZILLA





Hace cosa de dos años, empecé la que sería la mayor empresa de este blog. El GODZILLAMARATÓN, un conjunto de entradas que tratarían sobre la filmografía del icónico monstruo japonés. Lo que al principio empezó siendo como un experimento, un "a ver qué tal son las películas estas", acabó dando respuesta a una pregunta que llevaba en mi cabeza mucho tiempo.

¿Acaso tengo una saga cinematográfica predilecta?

Lo sé, es una pregunta simple e incluso estúpida, porque el hecho de tener, o no, una saga  favorita no va a cambiar nada, tan solo es un complemento. No obstante, tras ver estas películas, no solo resolví dicha cuestión, sino que encontré mucho más de lo que podía esperar. Porque Godzilla no es una saga como otra cualquiera. 

Godzilla se enmarca dentro del género japonés llamado Tokusatsu, que implica el uso de efectos especiales. Dentro de este, existe el subgénero del Kaiju-eiga, esto es, las películas de los monstruos gigantes, o kaiju. Mi afición por este género nació con la película de Pacific Rim, que sigo considerando como la mejor cinta que tuvimos en este siglo XXI. La película de Guillermo del Toro no era sino un gran homenaje al mundo de los kaiju (y de los mecha), pero había calado tan hondo en mí que decidí conocer un poco más ese universo. Echando la vista atrás, recuerdo que cuando iba a ver la primera película de Godzilla, tenía un poco de vergüenza, porque claro, es una cinta con tíos disfrazados en un decorado, así que lo mejor que podría haber hecho era rezar por que la Tierra me tragase. Pero me equivoqué.

Godzilla es para mí la mejor saga de ciencia ficción que jamás se haya hecho.

Pensemos en los monstruos. ¿Qué es un monstruo? De acuerdo con la RAE, un monstruo es "Un ser fantástico que causa espanto". Según esa definición, el hombre lobo, los dragones o incluso Chtulhu son monstruos, puesto que son eso: seres fantásticos que causan espanto. Y, ¿cuál es su origen?
A grandes rasgos, un monstruo podría constituir una explicación para un hecho desconcertante, nacida del folclore, del boca a boca. Por su parte, Chtulhu es la creación más célebre de Lovecraft, un ser de otro mundo, con capacidades sobrenaturales que lo hacían, a ojos del hombre, un Dios.

Entonces, ¿por qué considero a Godzilla como la mejor saga jamás realizada?

Porque se atrevieron a ir más allá.

Antes de Godzilla, hubo otros monstruos gigantes en el cine, como King Kong, o La bestia de los tiempos remotos. De hecho, esta última comparte el mismo origen que Godzilla, pero en la obra de Ishiro Honda se dio un enfoque que cambiaría por completo el mundo de los monstruos. 

En la película se habló de los bombardeos de Hiroshima y Nagashaki. Con un monstruo gigantesco que había nacido como consecuencia las pruebas con bombas de hidrógeno, sumiendo al pueblo japonés en una crisis atómica peor que la que habían sufrido. Las escenas más escalofriantes para mí no fueron las del monstruo, sino las de las ciudades arrasadas, con el fuego extendiéndose en kilómetros a la redonda, los edificios totalmente destruidos, y la gente muriendo por la radiación. El pasado había llamado a la puerta y había entrado sin invitación.

De hecho, es curioso cómo las películas americanas, con presupuestos superiores a las versiones japonesas, no han conseguido tanto reconocimiento. ¿Monetario? Sí, pero si le preguntas a un fan del género kaiju por su película favorita de Godzilla, no creo que te diga algo como "Mi favorita es la del 2014".

Y es que las películas japonesas de Godzilla tienen un mensaje común aplastante: afrontar y lidiar con el pasado. 

Esto se ve perfectamente con las primeras entregas: un monstruo gigantesco nace de la energía atómica y sume a Japón en una crisis desastrosa, recordándoles el horror de los bombardeos. Pero cuando comienza la era Heisei, y en especial con la era Millenium, ves personajes que tienen que luchar contra lo que han vivido, a veces recordando sucesos brutalmente dolorosos, marcados por la pérdida. Eso se nota perfectamente en mi película favorita de Godzilla, Godzilla GMK, en la que el rey de los monstruos, que es la representación de las almas de los muertos en la guerra del Pacífico, comienza a destruir a Japón para que la gente "no olvide los gritos de horror", mientras que los dos protagonistas principales, un padre marcado por la destrucción que hizo Godzilla, y su hija, ajena a todo el peligro por su desconocimiento sobre esa criatura, confrontan sus respectivas visiones sobre el mundo. Hay conflicto, sí, pero respetuoso. Godzilla no son sólo tíos disfrazados de monstruos gigantescos dándose de hostias, como mucha gente cree. Hay algo más. 


El pasado no es un arma. Pero es necesario recordarlo, igual que hacen esos personajes. Conociéndolo, sin imponerlo, dejando que la gente lo comprenda. Es doloroso, pero sin eso, no podemos avanzar. Hay que saber lo que hicimos, para marcar un camino. Eso es lo que, al menos yo, aprendí de Godzilla. Puede sonar raro, pero cada uno saca sus interpretaciones (de hecho, eso es lo más interesante de una obra, lo que implica para una u otra persona).Y por eso aprecio tanto a Godzilla. Porque me ofreció mucho más que ninguna otra saga me había proporcionado en mi vida. 


LARGA VIDA AL REY.





PD: Parecerá hipócrita por mi parte poner esta escena tras lo que he dicho sobre las versiones americanas, pero seamos sinceros: ese rugido es la HOSTIA. 






sábado, 29 de octubre de 2016

BOBOBO. UNA REFLEXIÓN DEL DOBLAJE

Hace muchos años, mi hermano y yo convencimos a mis padres para poner Digital +. ¿Y por qué no? Así ellos tenían los programas que les gustaban, igual que nosotros. De entre todas las series que ponían, una fue la que nos enamoró a mi hermano y a mí. Una serie de anime, de humor absurdo, y que siempre recordaremos con gran cariño. Damas y caballeros, con todos ustedes,


BOBOBO




La cuestión es que no pensaba hacer de ella un análisis completo, de hecho, el mejor que he visto es el que realizaron la Xanocueva, junto con la breve disertación de Dayoscript en su vídeo "10 anime que recomiendo". No creo que pudiera aportar nada más en una crítica al uso. 

El aspecto principal que quería tratar sobre esta serie es su doblaje.

En primer lugar, veamos un vídeo de Bobobo en su versión japonesa:




Y ahora, en la versión castellana:



Seamos sinceros, ¿a que os habéis reído más con el último vídeo?

Cuando sacaron el trailer de Logan, con la maravillosa canción Hurt, del gran Johnny Cash, leí en una noticia sobre el citado trailer que, pese a no ser un tema compuesto por él, sino por Trent Reznor, la hizo "suya", porque con ella pudo contar su vida. Basta con leer la letra y conocer la vida del Hombre de Negro para corroborar esa frase. 

"¿Y qué tiene que ver eso con Bobobo?", os preguntaréis. 
Pues que algo parecido pasó con este anime.
Gracias al doblaje en castellano, LO HICIMOS "NUESTRO".




Probad lo siguiente: buscad Bobobo en Youtube. ¿Qué os sale primero?



Exacto. OS SALEN VÍDEOS DE LA SERIE. EN CASTELLANO.

Cuando leo algunos artículos sobre el doblaje, o comentarios en páginas como Facebook o Filmaffinity sobre esa profesión, suelo ver, desgraciadamente, gente que menosprecia este mundo tan maravilloso, no sólo de otros países, sino incluso de aquí. Cierto que hay meteduras de gamba en varios casos (como en las películas de Gurren Lagann, con un doblaje en español inadecuado) pero, en la mayoría de las ocasiones, los actores de doblaje hacen un trabajo excelente. Basta con pensar en películas como El Señor de los Anillos, Terminator, o series como Evangelion, Los Simpsons (al menos, los episodios antiguos con el señor Carlos Revilla) y el caso que nos ocupa, Bobobo. ¿Y sabéis por qué son trabajos excelentes? Porque les ponen pasión. 

Mirad, también es cierto que en el caso de los animes, las versiones japonesas suelen ganar al resto, dado que los actores de doblaje nipones se dedican apasionadamente a su labor. Y no, no es por ser un pelota, es que es verdad. Pero en el caso de Bobobo, algo increíble, y a la vez maravilloso, ocurrió. Nuestra versión le DIO MIL VUELTAS A LA JAPONESA.

Bobobo es forzar lo absurdo hasta el límite, y eso mismo hicieron los actores de doblaje que se encargaron de ella. LLEGAR HASTA EL LÍMITE. Hasta tal punto que lo más divertido de la serie, al menos para mí, no eran las chorradas que hacían, sino las voces que sonaban cuando las hacían. Las voces y las chorradas se habían convertido en un ser inseparable, indisoluble; una no podía vivir sin la otra. Y por eso la versión japonesa falla. Porque no habían llegado a tal grado de simbiosis. 
Oh, y no nos olvidemos del narrador. EL PUTO AMO Y SEÑOR DE LOS NARRADORES, JODER.

A veces oigo a gente decir que prefiere películas en versión original. No lo negaré, hay actores extranjeros con grandes voces, como Jeremy Irons, Leonard Nimoy u Orson Welles. Tampoco negaré que dichos actores son correspondidos con grandes especialistas del doblaje de nuestro país, pero aún así, me siguen gustando sus voces originales. Pero hay ocasiones en las que nuestro doblaje se sale. Como Pepe Mediavilla cuando hace de Morgan Freeman. O Ramón Langa con Bruce Willis. Y en el caso de Bobobo, el trabajo tan grande que hicieron Jaime Roca y compañía con esa serie. 

El doblaje en España está cada vez más considerado, pero aún sigue sufriendo muchas lacras e injusticias por parte de gente que no comprende el enorme esfuerzo que los actores de nuestro país ponen cada vez que se acercan al micrófono. Si te gusta más la versión original, hay un botón en el mando que te permite cambiar las voces, e incluso salas de cine en las que ponen la versión original con subtítulos, pero no nos jodas a los que queremos ver a nuestros actores de doblaje en acción. Las dos versiones pueden convivir, con el reconocimiento que merece cada una. 

PD: Aprovecho estas líneas para agradecer a Selecta Visión. En primer lugar, por traer al cine más películas de anime, como ya hicieran con Evangelion 3.33, o ahora, con One Piece Gold. Y en segundo lugar, por haber escuchado a los fans y haber dejado que los actores de doblaje españoles originales de los protagonistas de One Piece vuelvan a trabajar en sus personajes (que por si no lo sabéis, son los mismos que aparecían en Bobobo). Un puto sueño hecho realidad, joder. Para que os hagáis una idea, One Piece me dejó de gustar, pero sólo por haber puesto a esos actores la voy a ver. Oh, y también por poner a actorazos como Juan Antonio Bernal para Gold o José Posada para Brook. 

En serio, sois la hostia. 



PD 2: Me apuesto la bolsa escrotal a que un día mientras hacían el doblaje, Jaime Roca y los demás hicieron alguna chorrada de Bobobo. Y que Juan Antonio Bernal y los otros actores les siguieron la corriente. Y que grabaron ese momento. Y QUE LO HAN PUESTO EN EL DVD. O EN EL CINE COMO UNA ESCENA DESPUÉS DE LOS CRÉDITOS. OH, LAS POSIBILIDADES SON TAN INFINITAS...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...