miércoles, 29 de marzo de 2017

"EVANGELION 3.0" Y "LA BELLA Y LA BESTIA": DOS PELÍCULAS CON MUCHO EN COMÚN



Sí, señores. El otro día estuve viendo un poco por la televisión la película de La Bella y la Bestia, y me decidí a escribir esta entrada. Cierto es que estas reflexiones y cavilaciones varias no son tan actuales como puedan parecer, sino que han rondado por mi cabeza durante bastante tiempo, en especial una de ellas. En fin, que he decidido compartirlas con todos vosotros, lectores, a ver qué os parecen. Sin más dilación, comencemos.


¡¿PERO PADRINO, QUÉ DIABLOS ES ESTO, EH?! ¡¿QUÉ HAS HECHO ESTA VEZ, EHHH?!



ANIMACIÓN, DOBLAJE Y BANDA SONORA.

Empezamos por uno de los puntos más obvios, pero a la vez más interesantes de la comparación. El apartado técnico. La animación de ambas películas es soberbia, sobre todo en el caso de Evangelion 3.0, puesto que se pudo ver el enorme salto que en tres años dio el equipo de Hideaki Anno. Y menudo salto. La animación pasó a ser más frenética, salvaje, alcanzando las mayores cotas en los compases finales. De hecho, la considero mi película de animación 2D favorita en cuanto a calidad de animación (valga la redundancia) se refiere. Simplemente, me parece brutal. Y sus Groundworks, unos tesoros.




Por su parte, La Bella y la Bestia también puede presumir de una gran calidad en su animación (como es lógico, es Disney) destacando así la famosa escena del baile (que me encanta, he de decir), y la caracterización de Gastón y de la Bestia, por parte de Andreas Deja y Glen Keane, respectivamente. Son dos animadores cuyo trabajo en Disney, y en concreto en esta película, es encomiable e increíble. También destaco el papel de James Baxter, que participó en la citada escena del baile. En resumen, un excelente resultado.




Bueno, ahora procederemos con la banda sonora. Como ya sabréis, adoro a Shiro Sagisu, de hecho tengo la música de Evangelion 3.0 porque ME ENCANTA. Tiene grandes temas, destacando por ejemplo, los siguientes:














Y cómo no, la canción de los créditos finales:


Qué preciosidad.

En cuanto a La Bella y la Bestia, si tuviera que elegir, me quedaría con la canción del baile y con la de Gastón. La primera, porque en ella podemos ver a la gran actriz de doblaje Marta Martorell dándolo todo por ofrecer una hermosa interpretación, y lo consigue con creces. De verdad, lo digo en serio. Ahora, si nos vamos a la segunda... sencillamente es un puto desmadre. Refiriéndonos a la banda sonora instrumental, no está tan mal. De hecho, me gusta mucho el tema que suena cuando la Bestia adquiere su forma humana.



Y por último, el doblaje. Ambas películas presumen de contar con grandes profesionales del sector. Así, en Evangelion 3.0 tenemos como siempre a Albert Trifol Segarra en el papel de Shinji, que lo hace fenomenal (otorgando a su personaje un sentimiento enormemente trágico) y Ana Pallejà, que vuelve con Asuka (en Evangelion 2.0 le dio voz Graciela Molina, y con un buen resultado) haciéndola mucho más seria y agresiva. En las nuevas incorporaciones destacan David Jenner como Kaworu, que borda su papel, haciendo que sea un personaje muy compasivo y amigable, incluso más que en el doblaje de la serie original (que también me gustaba, ojo) y ¡sorpresa!, tenemos a  Domenech Farell como Gendô, que le procura una voz increíblemente más siniestra que nunca. El resto del plantel cumple con creces su labor, y he de decir que es mi doblaje favorito de un anime, junto con el de Bobobo. Sinceramente, de diez.

Lo mismo podría decirse de La Bella y la Bestia. Tenemos, por citar unos ejemplos, a Marta Martorell como la señorita Potts, Jordi Brau en el papel de la Bestia, Juan Carlos Gustems como Gastón, Camilo García haciendo de narrador, el gran Miguel Ángel Jenner en el papel de Lumière, y uno de mis actores preferidos, Manuel Lázaro, que hace de padre de Bella. Grandes profesionales, como puede verse, y una delicia para los aficionados como yo a este maravilloso mundo que es el doblaje. 


Y hasta aquí el apartado técnico de ambas cintas (me he dejado algunas cosas en el tintero, pero si me explayase más no acabaría) Supongo que esto os habrá parecido interesante, incluso obvio, pero buscáis más, porque os conozco muy bien. Pues agarraos porque ahora viene lo bueno.
Cuidadín, que hay DESTRIPES.


EL DESARROLLO DEL ROMANCE

Bueno, pues empezamos por lo gordo, y con lo que más llevo pensando. En ambas películas, se nos narra una historia de amor (bueno, en el caso de la cinta de Hideaki Anno sería una amistad, pero el término Kawoshin está muy extendido, así que por facilitar las cosas aceptaremos barco) Bien, si nos centramos en la película de Disney, está claro que el romance tarda mucho en desarrollarse. De hecho, nunca se nos dice cuánto tiempo están juntos, pero si nos fijamos en el escenario, podemos suponer que están juntos desde otoño hasta casi inicio de la primavera.




Vale. Ahora, con Evangelion 3.0, pasa algo semejante. Creo recordar en una crítica que leí por Internet en la que se exponía que Shinji aprendía a tocar el piano en muy poco tiempo. Por desgracia no he encontrado dicha crítica. No obstante, yo sí que creo que debió pasar mucho tiempo, pero debido a la existencia la maldición de los EVA, por la cual los pilotos no envejecen, y que como consecuencia de los impactos no hay estaciones meteorológicas en la Tierra (al menos en Japón, donde hay un verano perpetuo) no somos conscientes del paso del tiempo como en La Bella y la Bestia. Y la verdad, eso me gusta. Te deja a la imaginación pensar cuánto tiempo pasaron juntos. ¿Semanas? ¿Meses? ¿Años? No lo sé.





LOS PERSONAJES PRINCIPALES


Me he enamorado de este gif.

 









Ahora, vamos a analizar sucintamente los tres personajes principales de la cinta de Evangelion 3.0;  para ello, los compararemos con el trío de protagonistas de la cinta de Disney: Bella, la Bestia, y Gastón.
Empezamos con, cómo no, Shinji Ikari, nuestro protagonista.



La cosa es que, en lo que respecta a Shinji Ikari, tiene elementos tanto de Bella como de la Bestia. Por un lado, quiere escapar de un lugar que le hace daño, y, por así decirlo, encontrar "su lugar ideal", donde pueda refugiarse de quienes le culpan y encontrar a alguien que le comprenda, quien al final es Kaworu. Bella, por su parte, también quería salir de una vida, pero no porque la hicieran daño, sino porque era monótona, aburrida, y no encontraba a nadie con quien hablar, se sentía que no encajaba en su aldea. Al final, conoce a la Bestia, naciendo una amistad que pasaría a romance. Luego, tenemos el hecho de que Shinji no es un chico normal, dado que su vida pasada (su madre "fallecida" y que al final está en el EVA 01, tal y como logra saber a través de Fuyutsuki, así como el tratamiento que ha recibido de su padre, entre otros factores) han forjado en él un carácter muy difícil, donde la inestabilidad puede surgir en cualquier momento. No es que sea un chico muy frío u hosco, al contrario, busca algo de comprensión y de cariño, pero si recibe un tratamiento como el de Wille, donde le despreciaban por haber producido el tercer impacto, pues huirá de ese lugar (como haría cualquiera, lo menos que uno quiere es sufrir) En ese sentido, me recuerda a la Bestia. Un ser incomprendido, con una maldición a sus espaldas, y que quiere algo de compasión hacia su persona.


L´amour...

Con Kaworu, ocurre algo semejante que en el caso anterior. Es un ser misterioso, que logra conectar con Shinji; es la "Bestia", aquel que Shinji necesita para comprender que no está solo, y que puede contar con alguien. También es Bella, puesto que reúne todo lo bueno de la humanidad: es gentil, amable, sincero, nunca dice que no a un favor y siempre está ahí para ayudarte. Cierto que es un ángel, pero la ayuda que ofrece a Shinji es crucial para que este pueda por fin animarse. Si queréis profundizar más en el personaje de Kaworu, recomiendo este artículo, es bastante bueno. 
Y por último, vamos con Asuka. Que como podréis suponer, tiene algunos rasgos que recuerdan a Gastón.



En la serie original, Asuka, a raíz de un trauma fatal que tuvo con su madre, es egocéntrica, con un complejo de superioridad enorme y la necesidad imperiosa de demostrar que puede hacer cualquier cosa, vencer a cualquier ángel, demostrando así que ella es ella. En las nuevas películas, en concreto en la segunda, esos rasgos casi parecen haber desaparecido, volviéndose un personaje muchísimo más agresivo, que busca hacerlo todo sola, puesto que piensa que en solitario puede cumplir sus misiones. Al final, se va abriendo, comprendiendo que ella necesita a sus compañeros, que estar con los demás es algo interesante, hasta divertido, y lo más acojonante de todo: comienza a enamorarse de Shinji (en la serie se veía algo, pero aquí es mucho más evidente, sobre todo en la escena en la que habla con Rei en el ascensor) Por supuesto, su carácter tan orgulloso le impide confesar sus sentimientos al propio Shinji, pero cuando pilota el Eva 03, cuando por fin ve que puede, como dice ella, sonreír, se masca la tragedia... Puesto que un ángel ha tomado el control de su Eva, y el único que puede pararlo es Shinji, quien no quiere hacerle daño a su compañera... Pero al final...





Y es aquí donde las conexiones entre Asuka y Gastón comienzan a tejerse: ambos han sido rechazados por las personas a las que amaban (el caso de Gastón es más palpable, cierto, pero también acontece con Asuka) y como resultado, se han vuelto mucho más agresivos. Así, Gastón pasa de ser el héroe del pueblo al villano de la historia, haciendo cualquier cosa con tal de que Bella sea suya, incluso los actos más deleznables y horribles. Asuka, por otro lado, sabiendo que Shinji no la salvó cuando más le necesitaba, que pudo haber evitado todo el dolor que le produjo, siente un profundo odio hacia quien antes amaba. Es más, cuando lo ve por primera vez, pasa esto:




Prosiguiendo con el análisis de este personaje, ella llama despectivamente a Shinji mocoso (y ya no idiota) puesto que, según ella, no ha cambiado nada... Sin percatarse de que ella y todo Wille, son en realidad, una panda de mocosos. No reconocen que ese chico no sabe nada de lo que ha hecho en el pasado, que sólo quería salvar a su amiga (de la que tampoco tenía constancia de que era un clon) y que todo lo sucedido ha sido un accidente; desastroso, sí, pero no intencionado. Por el contrario, no se compadecen de él (si acaso la hermana de su amigo, Touji) y lo odian profundamente. Lo cual, en cierto sentido, es lógico. ¿Qué es más fácil, hacer comprender a ese chaval todo lo acaecido, consolarle, estar con él todo el tiempo necesario, o simplemente despreciarlo? Yo creo que lo segundo, que si bien no es lo correcto, es sin duda lo más cómodo y sencillo. A fin de cuentas, son humanos.

Y hasta aquí mi disertación. Espero que os haya parecido un poco interesante. Cierto que muchas películas se asemejan a otras, pero este parecido era algo que me chocó bastante, por lo que quería exponerlo en una entrada. Como podréis suponer, una de las razones por las que he escrito este texto es para complementar un poco la crítica que hice sobre Evangelion 3.0, y no estaríais mal encaminados, pero también está el hecho de que tengo unas ganas enormes de ver la siguiente entrega de la franquicia, en la cual, espero que no sólo acabe satisfactoriamente la saga, sino que también se respondan todas las incógnitas surgidas en esta cinta (qué sucesos han pasado en estos 14 años, por qué hay calaveras en el fondo de Nerv... etc). En fin, sólo queda esperar...




No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...