martes, 25 de julio de 2017

ESPECIAL QUINTO ANIVERSARIO II - WATCHMEN





¿Qué pensarías si vieras un día a Superman, ya sea volando, o salvando a la gente?

Quizá que es un buen tipo. Que se alegra de ser quien es y de lo que hace, que carece de grandes problemas, o si los tiene los resuelve como todos, etc. En definitiva, es una persona alegre y feliz.

¿Y si, por el contrario, es un tipo desagradable, amargado, que hace de superhéroe porque no tiene nada mejor a lo que aspirar, que uno de estos días o se suicida o nos matará a todos en alguna de sus batallas contra sus enemigos, que están igual de mal o peor que él?

Más o menos, eso es Watchmen

Un cómic de superhéroes cuyos protagonistas son nada más ni nada menos que personas disfrazadas que están totalmente ROTAS, que conforman una historia que no es para nada placentera de leer. Porque dan pena. 

Cuando Watchmen salió, allá por los años 80, supuso una revolución para el mundo del noveno arte, convirtiéndose en uno de los tebeos más importantes de la historia, y para algunos, el mejor que se haya escrito sobre superhéroes. Tenía muy altas expectativas con esta novela gráfica, y la verdad es que se han cumplido, puesto que hace muchísimo tiempo que no disfrutaba tanto leyendo un cómic de superhéroes. No solo de su argumento, sino también de la narrativa visual que presenta. 

¿Y qué narra Watchmen? Bueno, su historia nos pone en un contexto de una realidad alternativa en la que existen "superhéroes" que han sido decisivos para algunos conflictos como la Guerra de Vietnam. Y si pongo superhéroes con comillas es que el único que podría reunir esas cualidades es el Doctor Manhattan, un ser con poderes tales como el control de la materia, poder visualizar el futuro y teletransportación, mientras que el resto son simples personas disfrazadas. Entonces, se produce el asesinato de El comediante, uno de esos justicieros, lo que hace que otro de ellos, Rorschach, comience una investigación, con la que cree que alguien quiere matar a todos los vigilantes que quedan vivos. 

Vale. Parece algo típico.

Pero al igual que en MTMTE, esto es más de lo que el ojo puede ver. 

Porque como dije al principio, todos sus protagonistas, los que se suponen que son defensores de la ley, del débil, que buscan solo la justicia, están DESTROZADOS, son seres desequilibrados, con pasados traumáticos que en casos como el de Rorschach lo han marcado de por vida, o que no saben cómo lidiar con las emociones humanas más allá de un punto puramente racional, como el Doctor Manhattan (que por ejemplo, achaca los cambios de parecer de las personas a "fenómenos termodinámicos") Incluso algunos se han unido a este grupo de justicieros porque o bien han sido obligados, como Espectro de seda, o porque tienen tanta fortuna que no saben qué hacer con su vida, caso del Búho Nocturno. No son los adecuados para este trabajo, pero por desgracia es lo único que tenemos para "salvar el mundo". Muchas veces he oído la frase de tenemos lo que nos merecemos, y creo que con este cómic encaja a la perfección, porque además de los protagonistas, en la obra vemos otros personajes que también lidian con lo suyo en un marco donde puede dar comienzo la tercera guerra mundial.

He mencionado al principio la narrativa visual de Watchmen. Se puede resumir con una sola palabra: detalle. En todo el cómic se usa una plantilla de 3x3, juntando en algunas páginas unas cuantas viñetas para remarcar algunas escenas (como la de la presentación del Doctor Manhattan) pero no se varía en exceso su forma para, por ejemplo, crear las típicas viñetas inclinadas de acción. Simplemente son rectángulos que varían su tamaño, y ya. Pero aún así, se logra dar dinamismo a la obra. Hay algunos capítulos que por su parte, juegan mucho con la disposición de las viñetas, como el de Aterradora simetría, o con la repetición de escenas, como el de El relojero. Además, durante muchos números se va sucediendo la narración de un cómic, Relatos de el navío negro, que un chaval lee en un quiosco. Nosotros sabemos lo que está ojeando gracias a los cuadros de texto (que parecen pergaminos arrugados) descubriendo no sólo que es una historia con un argumento semejante al de Watchmen, sino que la mayoría de los sucesos que el chaval lee concuerdan exactamente con lo que sucede a su alrededor en la ciudad. La virgen. 

En definitiva, Watchmen es una de esas obras que atrapa, que ha marcado un antes y después en la industria, deconstruyendo el género de los superhéroes con un reparto de personajes atrayente y que sin duda tiene un reconocimiento merecido. Si no lo habéis leído, cosa que dudo, ya estáis tardando. Y si queréis más información al respecto, os aconsejo que veáis el análisis de Dayo sobre la película, que la compara con el cómic y da algo más de información de la que yo he proporcionado, aunque con muchos destripes, por lo que solo lo recomiendo una vez leída la novela gráfica. Además también está la entrada sobre su narrativa de This blog ends with you, así como la reseña de Estudios DeFrikis, y este texto de Comicrítico. Pensaba comentar el final del cómic porque es uno de esos que te deja con el culo torcido, pero prefiero que vosotros mismos lo leáis.

PD: Mencionando la película, no, no la he visionado y no puedo opinar sobre si es buena o mala adaptación, aunque un amigo mío me la recomendó, así que quizá uno de estos días la veré.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...