miércoles, 5 de enero de 2022

HABLEMOS DE... CATELYN TULLY

 

La madre que te parió...
La madre que te parió...

Hay muchos, muchos, muuuchos personajes detestables en el mundo del entretenimiento, y lo que es peor, todo depende el ojo con que se mire a dichos personajes. Quizá Asuka sea un grano en el culo para algunos espectadores, y oye, no lo voy a negar, su carácter y su agresividad no son fáciles de digerir, pero qué queréis que os diga, siempre estará en mi corazón (y entradas como esta me alegran el alma). Y oye, que tampoco soy un ogro, siempre intento ponerme del lado del personaje para entender sus motivaciones y acciones, por muy simples, tontas, o cuestionables que me puedan parecer; no es pues, un veredicto sin más. Si me gusta me gusta, si no, no me gusta; para ambos casos, tengo mis razones. 

Lo cual viene de perlas para este personaje. Catelyn Tully, Catelyn Stark, mujer de Eddard Stark, señora de Invernalia... da igual, por más títulos que se le puedan poner, este personaje se me antoja retraca y talegas, dejándose guiar por sus sentimientos más que por el mínimo raciocinio. Y oye, que tampoco hay que dejar que la mente domine completamente al corazón, puedes fastidiarla aun siendo el mejor estratega. La cosa es equilibrar la balanza. Porque si algo hay evidente es que las cagadas van a sonar mucho más fuerte cuando te dejas guiar por esa cosa que dentro del pecho hace bom bom.

Nota: en las siguientes líneas, habrá destripes de gran parte de la saga de libros Canción de Hielo y Fuego y de la serie que la adapta, avisados quedan vuesas mercedes.





"Pero bueno, ¿hablando a estas alturas de la saga de libros insignia de George RR Martin, después de que acabara de aquella manera su adaptación televisiva?" diréis. Pues sí, pues sí, ya sabéis que no soy de modas y puedo hablar tanto de un tema candente como otro más viejo que las sandalias de Jesucristo. La cosa es que tengo cariño a esa saga de libros. Nunca me han llamado franquicias como Harry Potter, Eragon, y demás, las cuales encuentro un simple entretenimiento para adolescentes (que les marcaran es algo loable, y más aún si les incitó a leer más y más libros). Pero Canción de Hielo y Fuego, pese a ser una serie de novelas que tomaban base en El señor de los anillos y cuantos mundos de fantasía se nos puedan ocurrir, tiene muchas cosas que la distinguían: un interesante mundo centrado en las casas de nobles y sus conflictos interpersonales, violencia brutal y explícita, sexo, y, por encima de todo, sus personajes. Personajes que no dejaban indiferente a nadie y que podías amar u odiar de maneras que no podrías ni imaginarte. La cosa es que son sus personajes su punto más notable, y George RR Martin lo sabe bien. No se casa con nadie, su experiencia en el mundo televisivo le ha ayudado a captar la atención del lector de una manera muy especial:

Haciendo peligrar la vida de todos los personajes.

No hay nada seguro en esta saga, salvo que hay una espada de Damocles colgada encima de cada personaje y que sin previo aviso, quizá en esta o en la siguiente página, puede caer sobre él y acabar con su agonía para pasar a ser un ejército de zombies en expansión. Y da igual que ese personaje sea importante, que haya descubierto que resulta increíble, da igual, aquí como en la peste negra. Por supuesto, esto genera una gran tristeza si se muere un personaje querido por el público, pero cuando es uno odiado, la satisfacción es máxima

Para mí, no hubo un mayor momento de alegría cuando murió este personaje. 
Pero luego pasó lo que pasó.

La gran pregunta que se se harán los lectores es ¿de dónde viene este odio hacia la pobre Catelyn?
Bueno, la respuesta es simple. Quizá el hecho de que odie al pobre Jon Nieve no ayude, un odio en cierta medida comprensible. Vale, es un bastardo y simboliza el engaño de tu esposo (que luego en la serie se desvela quién es en realidad), pero con quien debes dirigir tu furia desmedida es contra el señor Ed, no con el pobre Jon. Joder, es que le hiciste la vida difícil de chaval, y encima para nada, porque tus propios hijos biológicos lo adoran. Toma del frasco. Y la cosa no queda ahí, en algunos de los capítulos de los libros dedicados a ella, podemos ver que tiene un... llamémoslo "bastardo apartheid system" en su cerebro, puesto que es ver a un bastardo de otra casa y ya pone cara rara y leemos sus soliloquios platicando sobre lo mal que te cae ese personaje. 
Quizá algún lector avispado nos eche en cara que ella también ha hecho actos loables, como salvar a su hijo Bran de un asesino mientras este yacía en la cama, y sí, eso es tenerlos cuadrados, porque yo saldría por patas, pero lo cortés no quita lo valiente y por cada buena acción que ha hecho esta mujer, ha realizado otras cincuenta mal, por lo menos. Mitad fastidiar a Jon Nieve, mitad fastidiarlo todo.
Pero lo mejor está por llegar. 
Tenemos pues la gran guerra por el trono de hierro, tu hijo decide posicionarse como rey en el Norte y declararse así independiente al resto de casas. Muy bien. Además, ha capturado a Jaime Lannister, heredero de tu casa enemiga por excelencia, un luchador excelente, no sabe Dios cuántos hombres han muerto sólo por derrotarlo.
Y vas y lo dejas libre porque, hey, mis otros dos hijos han muerto, así que lo mejor es llevarlo con mis enemigos y negociar por mis otras dos hijas, las cuales no sé si a ciencia cierta están vivas o no.



Bravo, joder, sí bravo, es que... Vamos a ver, señora, ¿qué parte de "tus hijas están retenidas con el enemigo" no has entendido? Son unos cabrones que no te van a dar una información fiable sobre tus hijas, que han jurado destruir tu casa por un acto de rebelión de tu esposo (infundada porque los tres hijos de Robert son en realidad de Jaime y Cersei, pero bueno), y, cuando por fin tu hijo tiene una gran baza a su favor, tiene al puñetero heredero de su casa, la única garantía de poder joderles bien...

VAS Y LO SUELTAS




Total, ¿para qué? Es lo que dicen sus sentimientos, hay que respetarlos y demás cosas. Pamplinas, mohosas pamplinas. No obstante, muchos diréis, y con razón, que no lo ha soltado tal que así, puesto que le acompaña Brienne de Tarth, una mujer diestra con la espada y de armas tomar. Y sí, ahí le habéis dado, es un gran punto a favor, uno muy bueno encima. Pero a mí esta situación me parece como, si en un combate Pokémon contra un Gyarados nivel 80 y pico, un Gyarados con ataques de agua que podrían provocar tsunamis para sumergir continentes enteros, y terremoto encima, por si las moscas, me enfrento a él con un Ampharos de su mismo nivel, con, únicamente, trueno. Y seguro que me diréis que es una victoria segura, pero ojo, Gyarados tiene la velocidad a su favor, como use terremoto, PUEDE JODERME VIVO, a no ser que mi Ampharos aguante o le tenga equipado algún producto para que ataque antes (o Gyarados esté paralizado de primeras), en ese caso PUEDE que tenga una victoria asegurada si uso trueno, salvo si falla, si falla, estoy jodido. Vamos, que ambos personajes son buenos con la espada pero como se pongan chulitos la cosa acabará mal.
Y joder, sorpresa, ¡claro que acabó mal! Jaime sin una mano, Brienne casi muere por un oso, y Catelyn no pudo ver a sus hijas PORQUE MURIÓ POR UNO DE SUS VASALLOS MÁS TRAICIONEROS, EN SU PROPIA CASA. Olé.
Lo bueno es que en la serie Catelyn muere y deja de dar la turra santa, pero en los libros resurge cual espectro vengativo (no es coña) con el nombre de Lady Corazón de piedra, y se dedica a matar a todos los que considere que han destruido su casa (incluso a Brienne, casi se la carga). Lo cual me deja con la duda de por qué no se mata ella si ha sido una de las mayores contribuyentes a dicha destrucción.

En fin, que a muchos les gustará este personaje pero a mí me parece un petardo, y, es más, me resulta un vivo ejemplo de esta sociedad actual, que se deja llevar por los sentimientos más que por otra cosa, y así es como acaban las cosas. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario