domingo, 12 de julio de 2015

GODZILLAMARATÓN XXII - GODZILLA VS DESTOROYAH (1995)





-Sinopsis: La isla en la que Godzilla y su hijo vivían acaba siendo destruida por una fisión masiva de uranio, la cual afecta a los dos monstruos. El hijo de Godzilla ha aumentado drásticamente de tamaño, y su padre adquiere un color rojo intenso en el pecho, pero lo más inquietante es que su temperatura es tan alta que evapora todo lo que toca. Las autoridades confirman que su cuerpo ha entrado en una reacción de fisión nuclear, y es cuestión de tiempo que Godzilla estalle y destruya toda la Tierra. Mientras, un científico ha logrado fabricar un dispositivo que se parece al destructor de oxígeno que se usó para matar al primer Godzilla, y decide usarlo contra el rey de los monstruos para evitar el holocausto. Pero las cosas se complican cuando un crustáceo prehistórico hallado en el lugar donde se usó el destructor de oxígeno, comienza a mutar y a crecer, convirtiéndose en el mayor adversario de Godzilla. Su nombre es Destoroyah, el destructor de todas las formas de vida. 


-Lo que más me ha gustado: La muerte del protagonista de las sagas de ficción siempre ha atraído a sus admiradores. Supone un cambio de ciclo, una renovación, el fin de una era y el comienzo de la siguiente. ¿Que por qué hablo de esto? Porque "Godzilla vs Destoroyah" tiene la siguiente premisa: la muerte de Godzilla. Sí. El rey de los monstruos, el ser que se suponía invencible, iba a morir. No es de extrañar que la película comience de un modo tan espectacular: a los primeros minutos, tenemos a un furibundo Godzilla arrasando una ciudad entera. Por momentos, la película nos recuerda a la primera entrega de toda la saga, la de 1954, estableciendo una verdadera continuación con esta, e incluso yendo más allá. Godzilla ya no es sólo el mayor peligro de Japón, sino el de todo el planeta. Puedes sentir la angustia de los personajes, intentando hacer todo lo posible para frenar el apocalipsis que se avecina. Pero es que incluso, el destructor de oxígeno, un arma que pensaríamos que no volveríamos a ver en la saga, y que en un principio supuso esperanza, al matar a Godzilla, aparece otra vez, provocando el nacimiento de Destoroyah. Ambos monstruos representan el castigo que debe sufrir la humanidad al crear las más mortíferas armas que se hayan conocido. Todos estos planteamientos se dan en la primera media hora de la película, y junto con las escenas que se suceden (como el enfrentamiento de la policía con Destoroyah, que recuerda a Alien y a Predator, la destrucción que provoca Godzilla) hacen que sea espectacular. 

Si hablamos del apartado técnico, nos tenemos que quitar el sombrero, pues nos hallamos ante lo mejor que se ha visto en la serie Heisei. Las explosiones son increíbles, los escenarios están muy bien hechos (aunque ganan más realismo cuando nos hallamos en la oscuridad de la noche) los rayos de Godzilla y Destoroyah son BADASS... Y las secuencias de destrucción, con los edificios cayéndose en pedazos, los barcos y tanques explotando... son impresionantes.

El diseño de los monstruos es también otro punto fuerte de la película. Godzilla, ahora en su cumbre de poder, presenta un pecho de color rojo, que ilustra la reacción nuclear que sufre su cuerpo. Pero lo que más me ha gustado son sus ojos, rojos, como si estuviesen llenos de ira.




El hijo de Godzilla tiene una apariencia que recuerda a una versión adolescente de su padre, y dispara también poderosos rayos. Algunas de las escenas que protagoniza son bastante espectaculares, sobre todo cuando lucha contra el nuevo enemigo de Godzilla. 

Destoroyah tiene varios diseños, pues en la película evoluciona constantemente. Y sin duda, me quedo con el de la forma final, en la que parece un demonio, con sus enormes alas y cuernos. Incluso, es capaz de derrotar a Godzilla y a su hijo, con una gran facilidad.





Como ya he comentado antes, las escenas de las batallas son asombrosas. Pero también hay hueco en esta película para las emociones. Ejemplo de ello es la secuencia en la que Godzilla busca a su hijo y lo encuentra en el suelo, malherido, y pese a todos los esfuerzos por ayudarle, este fallece, por lo que Godzilla ruge desconsolado ante el dolor que sufre. Pero sin duda, mi escena favorita de toda la película, es la muerte del rey de los monstruos. Cuando alcanza una temperatura corporal excesiva para él, comienza a derretirse (incluso se ve la piel dejando al descubierto el esqueleto de Godzilla) llegando así su vida al final. El ejército le lanza misiles congelantes para evitar que la reacción destruya a la Tierra, y lo consiguen. Una escena sobrecogedora, la digna partida de un personaje tan mítico como Godzilla.




Ah, y los créditos que repasan algunas películas de Godzilla (sólo en la versión japonesa, por desgracia)...Impagable. 


-Lo que menos me ha gustado: Por desgracia, esta película presenta un fallo bastante gordo: Destoroyah. Y ahora me explicaré. Antes he dicho que este rival evoluciona y cambia de forma, siendo mi favorita la última. Las primeras apariencias que presenta tienen un diseño no tan épico para tratarse del mayor rival del rey de los monstruos, y parecen una mezcla entre un crustáceo y un caballo:




Pero sin duda lo peor es su animación. Es, en síntesis, un mamotreto con una movilidad casi nula. Las escenas de vuelo son nefastas (incluso las de Mothra de la serie Showa resultan más convincentes) y sus movimientos en tierra no son mejores. Además, su origen no se explica tanto como el del resto de antagonistas de Godzilla (que solían tener una especie de mitología) No obstante, todo eso se compensa por la épica batalla final que protagoniza, en la que demuestra que es un digno rival de Godzilla, incluso superior, y su diseño final, pero creo que podría haber tenido una mejor animación.


-Valoración final: Tenía muchas expectativas con esta película, y la verdad es que se han cumplido. Cierto que tiene algunos fallos, pero en general es sobresaliente. con algunas de las escenas más memorables y épicas no solo de la saga de Godzilla, sino también del cine. Es el final épico que un personaje como el rey de los monstruos se merece, un ser que fue tanto el destructor como el salvador de Japón, que ha cautivado la imaginación de personas de todo el mundo, incluido un servidor. En mi modesta opinión, "Godzilla vs Destoroyah" es una cinta imprescindible, no solo para los admiradores de esta saga, sino para cualquiera que ame el cine. 
Adiós, Godzilla.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...